Baez socio maximo

El empresario Lázaro Báez detenido en el penal de Ezeiza en el marco de una causa por presunto lavado, tiene garantizado ingresos mensuales por unos $600 mil mensuales por el cobro del alquiler de sus 48 departamentos y 153 cocheras, solo en la Capital Federal, y en Olivos.

Estar privado de la libertad, no impide que pueda seguir haciendo negocios con sus bienes, muchos de los cuales en el caso de los alquileres fueron pactados antes de su detención en abril de 2016.

Hasta diciembre de 2015, los contratos de locación eran celebrados por Marcos Franchi en carácter de apoderado de Austral. Luego de su desvinculación  Báez designó a Liliana Costa,  ex empleada de la AFIP, para operar varios de sus  negocios inmobiliarios.

Así lo revela hoy en La Nación la periodista Maia Jastreblansky, en su nota Báz dispone de más de $ 600.000 por alquileres sólo en la Ciudad, revela que en los últimos dos años, Báez puso en alquiler, al menos, 48 departamentos y 153 cocheras, en su mayoría a nombre de Austral Construcciones, en las zonas de Belgrano, Coghlan y Olivos, según contratos de locación y acuerdos con una inmobiliaria a los que accedió LA NACION, y que constan en la causa por lavado de dinero que instruyen el juez federal Sebastián Casanello y el fiscal Guillermo Marijuan.

Esas rentas le permitirían mensualmente obtener al menos $ 633.450, según los montos que figuran en los documentos.

Se trata de departamentos de hasta tres ambientes (algunos en edificios nuevos y con amenities), además de múltiples cocheras en un barrio donde la demanda es alta. En territorio porteño, Báez tiene además otros cinco departamentos, un piso estilo francés, un PH, un lote y otras 25 cocheras, por lo que la renta podría ser mayor.

«El alquiler de los departamentos porteños prácticamente el único flujo de dinero que ha quedado para la subsistencia familiar de los Báez», reconoció Maximiliano Rusconi, abogado del empresario, en diálogo con este medio. Y enfatizó: «Los inmuebles lícitamente están generando rentas, porque el único derecho que pierde una persona presa es la libertad ambulatoria».

Casanello ordenó embargar casi 1500 bienes a nombre de Báez, de su hijo Martín y de sus firmas. Envió oficios para que no pudieran ser vendidos. Pero la Justicia no puede intervenir en la renta que generan esas propiedades ya que, tal como lo reveló el diario Clarín, la Sala II de la Cámara Federal ordenó que, si bien se deben «proteger los bienes con miras a un futuro decomiso», no se podrá «afectar el funcionamiento en la operatoria que desarrollen» ni «inmiscuirse en su actividad».

Fuente: La Nación