Captura de pantalla 2017-09-26 a la(s) 08.03.26RÍO GALLEGOS.-  Nuevamente la la transferencia de las jubilaciones a la órbita nacional ocupa la agenda pública y pone en evidencia al gobierno que asegura desde el discurso que la Caja de Previsión «no se toca», pero en la práctica se niega a convertir en ley esa garantía.

En mayo la diputada Gabriela Mestelán presentó un proyecto en la legislatura que convertía en ley la intrasferibilidad e indelegabilidad del sistema previsional provincial, pero los diputados del Frente para la Victoria se negaron a debatirlo.

Ayer el diputado oficialista Víctor Alvarez declaró por los medios  que el Gobierno Nacional pretende “quitar derechos de nuestros trabajadores” y recordó dichos de la gobernadora Alicia Kirchner quien en más de una oportunidad aseguró que  “la caja no se toca”, adhiriendo de este modo a la defensa del sistema provincial.

Si bien Álvarez reconoció que «se trata de versiones periodísticas» y que no hay información oficial al respecto,  “ya es sabido que Macri quiere quedarse con las cajas provinciales y no me extrañaría que lo que ahora dicen los medios sea confirmado en las próximas horas”, afirmó.

Por su parte la diputada Mestelán confirmó su postura al respecto, “Tenemos que garantizar por ley que las jubilaciones no se transfieran a la Nación”, señaló y anunció que insistirá con pedir “el tratamiento inmediato” de su proyecto que declara a la Caja de Previsión “intransferible e indelegable de la órbita provincial”. “Presentamos este proyecto de ley en mayo y fueron los diputados del oficialismo quienes se negaron a tratarlo”, recordó la legisladora de Encuentro Ciudadano.

«Argumentan que la gobernadora se comprometió públicamente a no transferir la Caja a la Nación. Sin embargo, esto no depende de la buena voluntad ni de las palabras, sino de la institucionalidad», enfatizó Mestelán.

La legisladora recordó dos momentos: “primero, en 2010 el oficialismo llevó adelante una armonización encubierta del sistema jubilatorio. Y todos los santacruceños sabemos lo que sucedió cuando se intentó una reforma jubilatoria, entre gallos y medianoche, un año más tarde: el 29 de diciembre de 2011. Todos recordamos el escándalo de aquel día, cuando el kirchnerismo le echaba la culpa a Peralta y Peralta al kirchnerismo, y nadie se hacía cargo del proyecto de reforma previsional inconsulto que se vio frustrado por los reclamos en la calle”.

El desfinanciamiento del sistema

Durante los más de 26 años que gobierna la provincia, el kirchnerismo manejó los fondos previsionales con políticas que contribuyeron al desfinanciamiento del sistema, y sin brindar información oficial al respecto. Al punto que a mediados de los noventa y hasta que Néstor Kirchner asumió la presidencia de la nación, ni siquiera se confeccionaron los balances anuales de la Caja de Previsión.

Sueldos en negro, contratos laborales precarios que no realizaban aportes a las cajas, la falta de pagos por parte de los municipios de los aportes y retenciones en acuerdo con el Ejecutivo Provincial, la evasión por parte del estado del 10% de los aportes patronales en el caso de los docentes; fueron entre otras causas las que llevaron el sistema jubilatorio provincial a que hoy tenga un déficit de $2.500 millones.

La armonización del sistema provincial con el nacional elevaría la edad jubilatoria, eliminaría el 82% móvil, con lo cual los aumentos en los haberes se establecerían por decreto dos veces por año, son algunos de los cambios que se impondrían al actual esquema vigente en Santa Cruz.

Las claves del proyecto de Mestelán

El texto del proyecto presentado por la legisladora de Encuentro Ciudadano propone incorporar “como último párrafo del artículo 1 de la Ley 1782”, que es la ley previsional vigente, el siguiente texto: “La Caja de Previsión Social se declara intransferible e indelegable de la órbita provincial. Toda reforma que se pretenda hacer en la presente norma deberá contar con la aprobación de los dos tercios de la totalidad de los miembros de la Cámara de Diputados de la Provincia, toda reforma que se instrumente de otra manera, en perjuicio de los derechos de los trabajadores activos y pasivos, será nula de nulidad absoluta”.
La diputada autora de la iniciativa definió como “un punto fundamental” que toda reforma que se pretenda realizar al sistema previsional deberá contar con la aprobación de los dos tercios de la totalidad de los diputados. “Consideramos que es necesaria una mayoría agravada para votar cualquier reforma a nuestra Caja, lo planteamos como criterio ineludible”, consideró Mestelán.

“Al planteo de intransferibilidad le agregamos el status de indelegabilidad, porque así pretendemos impedir que por otro medio se intente conferir a algún otro instituto jurídico, las funciones, organización y alcances que la presente ley le instituye a la Caja de Previsión Social”, se lee en la fundamentación del proyecto. “Es simple: con esto buscamos evitar que las facultades del régimen jubilatorio provincial puedan ser modificadas por fuera de la Caja de Previsión”, explicó la diputada de Encuentro Ciudadano.