Captura de pantalla 2017-09-19 17.42.17>LA NACION/RIO TURBIO.- En las últimas horas se produjeron derrumbes en el interior mina de carbón de Río Turbio ocasionada por la paralización de tareas en el interior del yacimiento al cumplirse hoy 12 días de bloqueo en el ingreso de parte de los trabajadores nucleados en ATE. La intervención culpa al kirchnerismo de impulsar la toma del yacimiento. Ayer al mediodía, la Intervención del Yacimiento Minero Río Turbio, YCRT confirmó que durante el fin de semana se agravó la situación en el interior de mina luego que la guardia esencial de la empresa estatal, los únicos a los que ATE permite el ingreso, detectó fuertes desprendimientos de material y avanzados daños en la red neurálgica de ventilación en el interior de mina. “El año pasado iniciamos la recuperación de a red de ventilación compuesta de dos galerías, una funcionaba al 60% en tanto que la segunda estaba bloqueada por un derrumbe de 200 metros desde hace más de siete años”, detalla a LA NACION, Francisco Roldán miembro del Comité Operativo de YCRT y aclaró la importancia de recuperar la ventilación para poder trabajar en el interior de Mina. La mina de carbón más grande del país tiene en su interior 68 km de galerías subterráneas, sobre las cuales hoy, con la toma iniciada hace 12 días, no tienen las condiciones de seguridad garantizada. Los expertos explican que por las condiciones en su interior es necesario el trabajo en forma continua y al tomarse la medida gremial de bloquear el ingreso, la intervención decidió denunciar la acción ante el Juzgado Federal de Río Gallegos. Roldán detalla como en los últimos tres meses se atacó el tapón del derrumbe de 200 metros y por tratarse de un trabajo crítico y peligroso en una zona de fallas geológicas, habían armado un cronograma de trabajo continuado que incluía los fines de semana. “Estábamos a 12 metros de terminar de limpiar el derrumbe, todo el trabajo se vio interrumpido por la toma del yacimiento, ahora hubo un  fuerte retroceso y también un daño muy importante al trabajo hecho”, detalla el funcionario jerárquico. El sábado pasado la intervención había advertido las caídas de material dentro de la bóveda continuarán hasta tanto no se puedan retomar el control de la mina y los trabajos que se estaban realizando hasta ahora. “Nos prohíben el ingreso y si no tenemos el control de la mina, no podemos garantizar la seguridad en el interior”, detallan fuentes de la intervención. Los trabajadores de ATE llevan adelante la medida de fuerza en reclamo a dos despidos y cuestionan que no tienen estabilidad laboral, pero si bien en un principio una veintena de mineros ingresaron al interior de mina, ahora permanecen afuera y bloquean el ingreso a los tres turnos de trabajo. La actual intervención encabezó las denuncias contra la gestión anterior que derivaron en las denuncias que alcanzan al ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido, “no tenemos duda que los huelguistas son militantes del Frente para la Victoria”, afirmó el Roldán y culpó al diputado Edgardo Depetri de impulsar la huelga en momentos electorales.