EL CALAFATE.-La empresa provincial Distrigas demora una inspección en el Jardin 63, Koraiken, de esta ciudad, medida indispensable para reiniciar las clases en el establecimiento que se encuentra cerrado desde el jueves pasado, luego que las autoridades de la escuela detectaran una falla en las calderas que brinda la calefacción.

Desde entonces, las clases están suspendidas.El Jardín 63 ubicado en el barrio Terrazas de Manantiales es el más nuevo de la ciudad, fue inaugurado en octubre de 2016 por la gobernadora Alicia Kirchner, y concurren 160 alumnos en dos turnos repartidos en salas de 3, 4 y 5 años.

La falla en la caldera generó pérdida de agua y la posterior inundación de los pasillos principales del jardín. Si bien el desperfecto puntual está en las calderas, las autoridades escolares detectaron olor a gas, por lo cual se debió cortar el suministro por razones de seguridad.

El viernes pasado autoridades del IDUV supervisaron las instalaciones y tras el relevamiento se comprometieron a realizar las reparaciones, una vez que se solucionen las dificultades del Secundario Nº9, también de esta localidad.

Las calderas ya estarían en condiciones pero es indispensable que Distrigas realice la inspección para garantizar que no hay pérdidas en el jardín. La misma no llega y el reinicio de clases se demora.