JULIA DUFOUR.- A la vera de la ruta  docentes, padres y niños de Julia Dufour reclaman por la terminación de la escuela primaria Nº30, cerrada desde octubre de 2017 por el mal estado del edificio. El nuevo edificio de la escuela primaria se iba a terminar en 8 meses. Nada de eso ocurrió: desde entonces los 75 niños de la escuela viajan a diario a Río Turbio para tener clases en un edificio prestado.

A metros de la escuela, durante la década kirchnerista, se construyó la usina termoeléctrica que iba a recibir el carbón que saldría del yacimiento carbonífero. La inversión en su conjunto significó U$S 1607 millones. Nada de eso tampoco ocurrió: a obra de la usina quedó inconclusa, el gobierno nacional estimó que faltaban aún U$S 200 millones más para terminarla. Por ahora quedó frenada.

Los vecinos de Julia Dufour vieron el dinero pasar frente a sus narices. «Ni una calle de pavimento tuvimos», recuerda una comprometida vecina del paraje, que es considerado un barrio de Rio Turbio. Durante una década pasaron inversiones millonarias, pero los habitantes lograron poco y nada para el barrio que sigue dependiendo de la municipalidad de Río Turbio.

Una obra colosal, que hoy se erige como un triste monumento a la corrupción. A metros, un puñado de gente pidiendo por una escuela inconclusa. Las palabras huelgan, cuando la desigualdad está a la vista.