PUERTO SAN JULIÁN.- La doctora y docente universitaria Zulma Malvar Díaz habría fallecido por asfixia mecánica generada por estrangulamiento según el resultado de la autopsia realizado por los forenses, según publicó el sitio Universal Video Cable Noticias de Puerto San Julián. Piden que la investigación se aborde desde la perspectiva de género. Desde el gobierno provincial aún no hubo comunicación oficial sobre el hecho que consterna a la sociedad de Santa Cruz.

Según los datos del medio de la localidad costera, la muerte se habría producido entre las 02 y las 6.00 horas del día 18 de julio, en tanto se confirmó que el cuerpo presentaba signos de violencia.

Pese a que transcurrieron ya dos días de lo que ahora se confirma fue un asesinato, no hubo aún información oficial sobre los resultados de la autopsia, el último parte oficial data de la policía de Santa Cruz, firmado por el comisario Julio Avila, de la Dirección Regional Zona Centro.

Tampoco hubo ninguna información oficial desde la Secretaría de Seguridad de Santa Cruz ni del ministerio de Salud de la provincia, cartera de la que depende el Hospital Distrital dr. Miguel Lombardich en el que trabajaba la doctora desde hace casi dos décadas.

Desde distintas organizaciones sociales de Puerto San Julián y de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral, UNPA, donde se desempeñaba, solicitaron que las investigaciones sobre la muerte de la doctora y docente de la Escuela de Enfermería se aborden desde la perspectiva de género y sea considerado un femicidio.

“Ella era nuestra compañera, ingresó a la Universidad en el año 2001 y dictaba clases en la Escuela de Enfermería, era muy honesta, cercana y querida por muchas personas por su rol en la universidad y en su profesión, era un referente muy querida”, dijo en diálogo a LA NACION, María José Leno, docente, investigadora e Integrante de la comisión asesora en cuestiones de género de la UNPA.

Ayer la casa de altos estudios que cuenta con una Unidad Académica en San Julián, declaró tres días de duelo por la muerte de la docente y pide que se considera para el caso la ley de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres.

“Creemos que esta situación tiene que ser abordada con perspectiva de género, hay que tomar conciencia que ocurrió sobre lo que la ley hoy considera que es un grupo vulnerable” afirmó Leno, “Existen gérmenes de violencia y tenemos que ponernos de pie ante estas situaciones”, reflexionó quien integra la mesa ejecutiva de la Red Universitaria de Género en el ámbito del CIN.

Malvar Diaz, nació en San Juan y se graduó en la Universidad Nacional de Córdoba como tocoginecóloga, allí ejerció en el Hospital Misericordia, antes de emigrar hacia Santa Cruz y radicarse en Puerto San Julián en el año 1996. Allí, su primer trabajo fue en la clínica Nuestra Señora del Valle, que ya no existe y luego ingresaría a trabajar en el Hospital Distrital. Durante varios años fue una de las dos únicas ginecólogas del pueblo.

“Ella era una persona muy querida, pura calma, que atendía a sus pacientes, con todo el tiempo del mundo. Si uno iba con un pesar, ella siempre estaba dispuesta a contener y ayudar a los pacientes y a los demás. Y se preocupaba por formar a sus estudiantes en la universidad. Todos estos últimos años estuvo dedicada a su profesión y a cuidar de su madre”, detallaba ayer a LA NACION, Elsa Alvarez, paciente y amiga de la doctora.

En las redes sociales, no solo la despidieron con profundo pesar sus compañeros de la Universidad y del Hospital Distrital, sino también organizaciones de género, museos y farmacias de la localidad, dejaron sus mensajes en las redes sociales.

En tanto ayer, muchos vecinos compartían conmovedoras historias vinculadas a la gran cantidad de partos y nacimientos que acompañó desde que se radicara hace 23 años en Puerto San Julián. Ella era madre de tres hijos radicados y una nieta que al igual que ella también eligió Córdoba para estudiar.