*Por Juan José Ortega

Treinta años nos separaron, nos vulneraron, nos sometieron, treinta años y ninguna explicación. Tibiamente hasta el año 91 se tipearon en cortas, muy cortas frases, algunas líneas de justificación del atropello cometido y de allí en más nunca, jamás, ni una escueta argumentación.

Falazmente retenida por la patronal, así cautiva la tuvieron ellos, siempre ELLOS, a la obra social de todas, de todos; sin más que la impunidad que avanza cuando no hay razón y que no necesita justificar, la ley de la fuerza.
Los que levantamos las banderas de la normalización urgente y la vuelta de la obra social a los trabajadores, hicimos mucho, tal vez para varios no lo suficiente, pero mantuvimos el reclamo siempre vigente, siempre adelante.

Fuimos los trabajadores los que denunciamos la mayor corrupción de la historia de la provincia en una obra social, pusimos la cara, la firma y el cuerpo y otra vez la impunidad. Acompañada con una justicia cómplice que desde el 2009 no resuelve. 10 años y siempre ELLOS. Se le pidió juicio político a la magistrada que vulneró toda norma y no vió delito donde todos/todas los veíamos, allí donde la misma auditoría señalaba sin miramiento al final de cada folio el artículo de la pena pertinente.

Más de un mil millones de pesos malversados, denunciados y probados duermen en los estrados aún hoy y el Superior tampoco activó, apenas si intentó, como patrón de los que pueden, sacar los pies del plato y sugerir con sus empleados irse de la obra social, por la puerta de atrás, la que no investiga, ni castiga, la que avala y consiente. ELLOS, los mismos.

Avanzado en otro tiempo de lucha, los trabajadores logramos aunar fuerzas nuevamente y llegar a establecer una auditoría conjunta con vistas a una normalización, se armaron proyectos y comisiones, se hizo pasillo, se laburó. Pero como la maña está y la manda también, ELLOS nuevamente ELLOS, dejaron morir el decreto que haría posible la recuperación.

Hace unos 20 días lo volvimos a intentar, con dos trabajadores al frente exigimos en la justicia la ejecución inmediata de cumplimiento de la ley y el llamado a elecciones, y en eso estamos los laburantes, esperando.
Sin embargo el poder cuando huele derrota saca los dientes y del fondo de la campaña sacó un proyecto que ayer mandó a la Legislatura, una nueva ley, un nuevo directorio, una nueva norma. ELLOS los que, como bien dijo el compañero, nos robaron ya 15 posibilidades de elegir, de elegirnos.

Acá estamos hoy, entre la demanda presentada y el proyecto dibujado. Pues sepan que nada podrá parar lo que debe ser pero si parará si lo vuelven a intentar. ELLOS nunca más. La Caja de Servicios Sociales es de lo TRABAJADORES.

*El autor: Ex Secretario General de Judiciales, ex Secretario General y actual miembro de conducción de la CTA. En 2010 denunció penalmente a la intervención de la Caja de Servicios Sociales por malversación.