LA NACIÓN.-
RÍO GALLEGOS.- Alicia Kirchner no solo intentará ser reelegida hoy gobernadora, sino que el kirchnerismo pondrá en juego un legado de 28 años de poder en la provincia en la que se sucedieron victorias tejidas a la luz de cambios en el sistema electoral. Por eso, los santacruceños elegirán hoy entre 13 candidatos a gobernador, distribuidos en cinco frentes electorales, en la elección más reñida de las últimas décadas. (Foto archivo)

Desde 1999 no se adelantaba una elección en Santa Cruz. Ese año, Néstor Kirchner iba por la re-reelección y temía ser arrastrado por la ola nacional de la Alianza, por lo que aquí se votó en mayo. Ahora, el kirchnerismo local anticipó la elección de octubre para que Cristina Kirchner, precandidata a la vicepresidencia por el Frente de Todos, traccione votos a favor de su cuñada. Sin embargo, el intento de sumarlas en una misma boleta no prosperó, ya que la Justicia estableció que las boletas de las PASO nacionales vayan separadas de la elección provincial.

El kirchnerismo, agrupado en el Frente de Todos, intentará mantenerse en el poder, en tanto que la coalición opositora Nueva Santa Cruz apuesta a que el senador Eduardo Costa -el candidato más votado en 2015- pueda llegar esta vez a la gobernación. La vigencia de la ley de lemas consagra al que sume más votos dentro del lema. En 2015, Costa fue el más votado, pero Alicia Kirchner terminó en el poder por los votos aportados por el entonces gobernador Daniel Peralta. Llamativamente, lo defenestró el día que asumió, cuando dijo: «Recibimos una provincia quebrada».

Peralta fundó su propio partido, Santa Cruz Somos Todos, en el que presume haber reunido al peronismo ortodoxo. Y tal vez sea protagonista de una frase que acuñó en 2015: «Quizá mis votos no alcancen para ganar, pero sí para hacer perder una elección». En ese momento, la advertencia era para el kirchnerismo, al que al fin hizo ganar. Esta vez, va por afuera y apuesta a mantener el 7% de los votos que sacó en 2017.

Con la partida de Peralta, el FPV local necesitó socios estratégicos: el petrolero Claudio Vidal, sustentado en el aparato del sindicato, y el intendente de El Calafate, Javier Belloni, quien se considera un alumno dilecto de Néstor Kirchner y afirma que «la provincia necesita un cambio».

Los tres candidatos K están juntos, pero no mezclados. Así quedó claro el jueves, en el cierre casi simultáneo de campañas, sin que se mezclen las caravanas. Fue una demostración de fuerzas y aparato. Belloni, de 48 años, no quiere que digan que él suma a Alicia, él trabajó para ganar. Si pierde, el cambio de última hora de las leyes lo habilita a ser candidato a intendente por cuarta vez en octubre.

Por su parte, el frente Nueva Santa Cruz, lleva siete candidatos a gobernador. De ellos, el senador y empresario radical Eduardo Costa es el que tiene mas chances. Será su cuarto intento desde 2007 y es la figura más fuerte de la oposición. Conformó una coalición opositora integrada por varios partidos y creó un liderazgo en torno a su figura.

A su figura de trayectoria provincial, le sumó esta vez liderazgos locales, como el de los intendentes de Pico Truncado, Omar Fernández (Socialismo); Las Heras, José Carambia (Movere), y Puerto San Julián, Antonio Tomasso (Pro), y el de la diputada provincial Gabriela Mestelán, de Río Gallegos (Encuentro Ciudadano). A ellos se suman el sindicalista Daniel Vidal, de Puerto Deseado, y el diputado José Balsiotto (Consenso Federal). Desde este frente opositor, no hubo cierres de campaña grandilocuentes, «no hay nada que festejar, el kirchnerismo dejó una provincia destruida», dicen en el entorno de Costa.

La izquierda santacruceña lleva dos candidatos: el docente Omar Latini, por el FIT-Unidad, y el Nuevo MAS con la candidatura de la referente feminista Paula Nauto.

La campaña en la provincia se mudó desde los espacios tradicionales a las redes sociales y grupos de WhatsApp. Allí, los 242.428 electores habilitados para votar intentan descifrar a cuál de los más de 770 candidatos, distribuidos en 219 sublemas, votarán. La vigencia de la ley de lemas permite que haya un candidato por cada 326 santacruceños, que hoy eligen seis categorías: dos nacionales y cuatro cargos provinciales: gobernador y vice, diputado provincial, diputado por pueblo y representante en el Consejo de la Magistratura. Las elecciones municipales quedaron postergadas para octubre.