ROSARIO.- El precandidato a presidente, Alberto Fernández, acordó con el vicegobernador, Pablo González, las obras que concretará en Santa Cruz en caso de que acceda a la Casa Rosada. Entre ellas, la usina de Río Turbio, la autovía Comodoro-Caleta, el gasoducto a Los Antiguos y el acueducto Lago Muster.  La mitad de las obras anunciadas, están paralizadas por causas judiciales de corrupción.

En la provincia de Santa Fe, Alberto Fernández firmó con varias provincias un acuerdo para la concreción de obras, que en el caso de Santa Cruz contempla:  la culminación de la usina termoeléctrica de Río Turbio; el acueducto Lago Musters-Caleta Olivia; la construcción del acueducto multipropósito Lago Buenos Aires; la finalización del gasoducto troncal de Perito Moreno-Los Antiguos; y la construcción de la línea de interconexión energética desde Comandante Luis Piedra Buena a Puerto San Julián y Gobernador Gregores en 132 MW.

Fernández comprometió también para Santa Cruz, la reactivación de la autovía que une Caleta Olivia con Chubut, y la ruta nacional Nº 40.

Cabe consignar que al menos tres de las obras fueron paralizadas durante la gestión del presidente Mauricio Macri, por denuncias de corrupción.

Las obras paralizadas por la corrupción

En el caso de la usina de Río Turbio, se investiga el destino de 26 mil millones de pesos girados durante el anterior gobierno desde el ministerio de Planificación Federal a cargo de Julio De Vido, quien está detenido por esta causa a la espera de juicio oral.

Otra de las obras prometida por Alberto Fernández es la finalización del gasoducto troncal de Perito Moreno-Los Antiguos, paralizada desde enero de 2017.

La última semana de Cristina Fernández en el poder el ministro de Planificación, Julio De Vido, dispuso el pago de $894 millones a la firma BTU de Carlos Muldin, constructora del gasoducto para la zona norte de Santa Cruz, que ni siquiera se había iniciado. El empresario fue uno de los detenidos por figurar en los cuadernos de Oscar Centeno, el chofer que registró el pago de presuntas coimas a funcionarios del kirchnerismo.

Al momento del pago no existía ningún tipo de avance de obra certificado, a pesar de que el convenio de obra había sido firmado un año y medio antes, en mayo de 2014.

También la obra de reactivación de la autovía que une Caleta Olivia con la ciudad de Comodoro Rivadavia, fue parada por el gobierno nacional cuando se detectaron sobre precios millonarios.

La dejó inconclusa la firma Austral Construcciones, de Lázaro Báez, quien se halla detenido desde hace más de tres años y tiene varias causas por corrupción.

El costo inicial fue de $ 674 millones pero las reiteradas prórrogas de los plazos inicialmente previstos en un máximo de 36 meses, y las permanentes «actualizaciones de costos»,   multiplicaron por tres el valor de la Autovía que terminó costándole al estado nacional $ 2.892 millones.  Las denuncias contra Báez y los funcionarios involucrados, dan cuenta de un sobreprecio de más del 320 por ciento.

Si bien Austral Construcciones, y Kank y Costilla, abandonaron los trabajos a comienzos de 2015, la obra recién le fue desajudicada a Báez en marzo de 2016, lo que habilitó el proceso de licitación que culminó en agosto con la adjudicación a la firma CPC, que cotizó $ 1.569.507.193, esto es un 20% más bajo que el presupuesto oficial, y a poco más de la mitad de lo que embolsó Báez -o le pagó Nación- por una obra que no realizó. 

CPC es la firma de otro empresario preso, el chubutense Cristóbal López, denunciado por evadir impuestos a los combustibles por más de 8 mil millones de pesos.

«Este es el compromiso federal que tenemos con Santa Cruz», dijo ayer el precandidato a presidente Alberto Fernández sobre la provincia que visitó dos días después de que su compañera de fórmula, Cristina Fernández de Kirchner, lo ungiera precandidato a presidente de la Nación.

Por Santa Cruz el acuerdo lo firmó el vicegobernador y candidato a diputado nacional, Pablo González. «Es un acuerdo que va a cambiar la historia de Santa Cruz», señaló ayer en el cierre de campaña la gobernadora, Alicia Kirchner.