RÍO GALLEGOS.-  La legislatura provincial votó hoy por unanimidad la adhesión a la Ley Justina, que establece que son donantes de órganos todas las personas mayores de 18 años, salvo quienes hagan voluntad expresa de lo contrario. Se unificaron dos proyectos, de las diputadas Gabriela Mestelán y Gabriela Peralta.

En agosto del año pasado el Congreso de la Nación sancionó la Ley Nacional 27.447, de Trasplante de Organos, Tejidos y Celular; más conocida como la Ley Justina,  en alusión a Justina Lo Cane la niña de 12 años que murió esperando un trasplante de corazón en noviembre de 2017.

Luego de esta sanción en la legislatura de Santa Cruz se presentaron dos proyectos de ley, el 336/18 de la diputada Gabriela Mestelán y el 332/18 de la diputada Gabriela Peralta , a través de los cuales las legisladores propusieron que la provincia adhiera a la Ley 27.447 de trasplante de órganos, tejidos y células.

A un año de aquellas presentaciones los proyectos se unificaron y fueron votados por unanimidad durante la sesión celebrada hoy en la legislatura provincial.

A partir de esta iniciativa toda persona mayor de 18 años será considerado donante de órganos  salvo quienes hagan expresa voluntad de lo contrario.

En una de sus intervenciones Mestelán hizo referencia al valor de familias que, como la de Justina, “ponen su dolor en servicio de la sociedad toda”.

La iniciativa tiene por objeto regular las actividades vinculadas a la obtención y utilización de órganos, tejidos y células de origen humano, en todo el territorio de la República Argentina, incluyendo la investigación, promoción, donación, extracción, preparación, distribución, el trasplante y su seguimiento.

“Hay leyes que uno recuerda por su número y hay leyes que se recuerdan por su nombre, y uno a veces se pregunta por qué hay que llegar a ponerle nombre a las leyes cuando en realidad tal vez como sociedad podríamos anticiparnos, para que no tenga que existir la ley Micaela, la ley Justina”, señaló la diputada Mestelán en el recinto.

La legisladora de Encuentro Ciudadano explicó que la ley “está basada en tres pilares: desmitificar, simplificar y liberar a las familias de tomar una decisión en el momento trágico de la muerte de un ser querido”.

Y destaca que “otra arista importante es la asignación de un 20 por ciento del Fondo Nacional del Trasplante para la formación y capacitación específica en todo el proceso de donación para procuradores, enfermeros y médicos, esto significa que el proyecto contempla un presupuesto importante para el Incucai, que será destinado a la capacitación y adecuación a las nuevas tecnologías de enfermeros, camilleros, médicos y personal de guardia de los hospitales”.