EL CALAFATE.- El planeador Perlan II logró hoy un nuevo récord extraoficial de altura de remolque al ser remontado hasta los 47.100 mil pies (14.355 metros) lo cual supera la marca lograda días pasados aquí por el avión. Tras volar por casi cinco horas, los pilotos Jim Payne y Tim Gardner alcanzaron la altura máxima de 50.004 mil pies cuando llevaban 1.33 hora de vuelo.

Desde hace un mes el equipo se encuentra aquí preparando el avión único en el mundo y a la espera del mejor momento climatológico que les permita superar su propio récord en la aviación que marcaron el año pasado cuando alcanzaron los 76.200 pies de altura, el equivalente a 23 kilómetros, la segunda mejor marca de la historia tanto de aviones civiles como militares.

El avión cuyo diseño parece sacado de una película de ciencia ficción vuela sin motores, impulsado por el fenómeno metereológico conocido como onda de montaña, que conjugado con el vórtice polar le permite surfear en corrientes de aire únicas que se dan en cercanía de los polos. Por tal razón las condiciones metereológicas juegan un papel fundamental y están supervisadas de forma permanente por equipos en EE.UU y Australia.

Así era remontado hoy al mediodía desde el aeropuerto internacional de El Calafate:

Hasta el 21 de septiembre los pilotos y todo el equipo que los asiste desde tierra tienen previsto seguir volando el cielo patagónico, a la búsqueda de las mejores «olas de viento» que los dejen en la puerta del espacio. Este año aspiran alcanzar los 90 mil pies de altura.

Mientras Jim Payne y Tim Gardner desafían al espacio en un planeador sin motores, en tierra un grupo de expertos los guían y monitorean cada movimiento desde el comando montado en el aeropuerto internacional de El Calafate.

Del mismo modo miles de seguidores entre los que se encuentra Winfo Santa Cruz siguen el vuelo desde la cabina virtual, a través de la pantalla de celulares o computadoras.

El Proyecto Perlan es un proyecto de investigación destinado estudiar las condiciones atmosféricas utilizando planeadores diseñados para volar a alturas extremadamente altas y que cuenta con financiamiento privado y de la empresa Airbus.