RÍO GALLEGOS.- Santa Cruz es una de las provincias que fue a la Corte a reclamar por la reducción de ingresos por regalías petroleras a partir de la fijación de un precio testigo de 45,9 dólares el barril que por estos días cotiza a 59 dólares. Hoy se conoció un nuevo decreto del Presidente Macri que incrementa un 3.3% el valor de referencia.  En el período 2002-2014 Santa Cruz resignó a manos del estado nacional regalías por U$S2.409 millones.

Un registro de la evolución del valor del crudo en los últimos años demuestra que así como ahora la provincia denuncia perjuicios a las arcas, durante los primeros años del gobierno de Mauricio Macri, Santa Cruz se vio beneficiada por la liquidación de regalías a un precio diferenciado, conocido como el «barril criollo». 

Santa Cruz recibió un promedio de U$S 20,7 millones mensuales en el primer semestre 2019. Este importe pesificado a U$S 45.9 suma $ 950 millones por mes. Si se toma un tipo de cambio promedio de U$S 60, la provincia dejará de recaudar por regalías petroleras aproximadamente $190 millones por mes es decir $570 millones en los próximos 90 días de vigencia  del Decreto Nro 599 del 15 de agosto. 

En el Boletín Oficial de hoy se conoció el Decreto 601/2019, por el cual el gobierno nacional aumentó en U$S1,50 el valor del «dólar petróleo» a las petroleras y a las provincias. De este modo se incrementa de U$S 45,19 a U$S 46,69, es decir un 3,3% el precio de refererencia del barril de petróleo con el que se liquidan las regalías.   

En tanto que por regalías gasíferas Santa Cruz percibió en el primer semestre de 2019, un promedio de $128 millones mensuales. A diferencia del petróleo, en el caso del gas el valor con que se liquidan las regalías no está congelado, como tampoco en el caso de las regalías mineras. 

Fue durante el kirchnerismo cuando más plata perdieron las provincias a manos de Nación 

Durante la mayor parte del período 2015-2017, cuando el precio del Brent cayó muy por debajo de los niveles del período 2011-2014, el gobierno nacional reconoció a las petroleras un precio de «barril criollo» superior al internacional para evitar que colapsen la producción y la exploración, por lo que las provincias percibieron regalías a un precio por encima del valor real.

Distinta fue la política implementada por el gobierno de Cristina Fernández, ya que hasta 2014 cuando los precios internacionales del petróleo fueron muy altos alcanzando valores superiores a U$S 100 dólares el barril,   el gobierno nacional decidió establecer un precio tope al crudo local sobre el cual aplicó retenciones  lo cual deprimió las regalías provinciales, que además se liquidaban al tipo de cambio oficial mantenido con el cepo cambiario instaurado en noviembre de 2011.

Fue el gobierno de transición de Eduardo Duhalde quien comenzó a aplicar retenciones a la exportación de un 20% a partir de los 60 dólares por barril de petróleo. En 2004 por decisión del presidente Néstor Kirchner ese porcentaje se elevó al 25 por ciento.

En 2007, antes de finalizaar su mandato Kirchner estableció retenciones móviles.

Con este esquema, que continuó Cristina Fernández, en 2013 la diferencia entre el precio de exportación y el interno llegaba al 45% para el petróleo y a un 1.056% para el caso del gas.

“En total, realizando la suma simple a precios corrientes de cada año, las diez provincias productoras han dejado de percibir U$S18.500 millones desde 2002 a 2013. Antes de 2001 esa brecha era casi nula y la transferencia no se presentaba porque ambos precios prácticamente no diferían”, detalla un informe de la consultora NOAnomics de agosto de 2016.

Bajo el título, “Siete provincias, heroínas anónimas del modelo de energía barata”, el informe da cuenta de las pérdidas que tuvieron las provincias a manos del estado nacional que se quedó con parte de la renta petrolera.

De las siete provincias productoras, la más perjudicada fue Neuquén con una pérdida acumulada de U$S8.372 millones desde 2002. Santa Cruz con regalías cedidas acumuladas por U$S2.409 millones, y Chubut resignó U$S2.073 millones.

Alicia Kirchner planteó ante la Corte Suprema la inconstitucionalidad del congelamiento de las regalías

En un escrito que presentó a la Corte la apoderada del estado provincial,  Graciana Peñafort, la administración de Alicia Kirchner pidió que «se decrete la inconstitucionalidad del DNU Nº 566/19, por el cual se fijó en forma unilateral por parte del Poder Ejecutivo de la Nación un precio tope que reemplaza al real o “efectivamente” obtenido por el concesionario».

«Y la regla de oro en materia de pago de regalías, en virtud de la cual -siguiendo el criterio de la propia Secretaría de Energía de la Nación- el valor boca de pozo se liquidará en función del valor del producto obtenido por el concesionario en sus operaciones de comercialización”, agregó.

«Claramente al establecerse en el decreto 566/19 como base imponible para el pago de las regalías el precio piso efectivo de $ 45,19 por dólar estadounidense el barril, reemplazando de esta forma el precio obtenido por el concesionario o el precio corriente de mercado, vulnera el régimen federal de hidrocarburos» en diferentes artículos, añadió.

En el escrito Peñafort advierte que «de concretarse la amenaza se afectará insalvablemente la actividad económica» de la provincia que, según expresiones de funcionarios, llegaría a los 1.500 millones de pesos durante los tres meses de vigencia de la medida».

Crédito portada: Télam