Ph de portada: Gentileza Horacio Córdoba

RIO GALLEGOS.- Tras un mes de actividades de encuentro y reflexión el Equipo Diocesano de Pastoral Migratoria culminó el domingo pasado las actividades por el mes del Migrante que en esta oportunidad fue bajo el lema «No se trata solo de migrantes…».

La Pastoral acompaña desde hace 19 años los procesos de integración de tantos migrantes que llegan a esta tierra patagónica en búsqueda de una vida digna. Este año el mes del Migrante Inició el primer domingo del mes septiembre y concluyó el primer domingo del mes de octubre.

Fue un mes colmado de actividades que tiene como objetivo hacer síntesis de la tarea pastoral que se desarrolla durante todo el año.  Durante el mes se llevaron a cabo celebraciones, exposición de fotografías de la Araucanía chilena, vivencias de la Migración forzada venezolana, misa por las víctimas de trata de personas y  múltiples reuniones con las distintas comunidades Migrantes.

Como culminación del mes del Migrante se realizó el IX Encuentro de Comunidades Migrantes en las instalaciones del gimnasio de la Escuela Laboral Domingo Savio entre las 17 hs. hasta las 23 hs.

El Encuentro de Comunidades Migrantes » es un modo de a celebrar nuestras raíces migrantes, de agradecer la presencia migrante en este presente y hacer memoria agradecida de aquellos que dejaron huellas en la historia de nuestra sociedad», reflexionan desde el equipo de la Pastoral Migratoria que depende del obispado de Río Gallegos.

IX Encuentro de Comunidades Migrantes. Río Gallegos. Santa Cruz.

Posted by Horacio Córdoba on Sunday, October 6, 2019

«Es un modo de celebrar con alegría la “cultura del encuentro”,  para favorecer la construcción de una sociedad más fraternal, inclusiva y solidaria. La cultura del Encuentro que nos propone el Papa Francisco tiene su fundamento en la comunicación cercana, en el sentir con el otro, en salir de sí mismo para darse al que más lo necesita, es salir al encuentro de nuestros hermanos», detallan desde el equipo pastoral.

Y reflexionan que es un espacio que fortalece la cultura del “encuentro”, considerada como la cultura que abraza toda cultura, cultura que sale al encuentro de todos los hombres y mujeres, que crea puentes en la búsqueda de compartir la diversidad de tradiciones y movimientos culturales y sociales.

En estos tiempos de movilidad humana, el migrante deja atrás su lugar de origen, su cultura, sus vínculos primarios, con tan solo una mochila cargada de ilusiones, de historia, de esperanzas, de incertidumbre pero también de valentía para enfrentar las adversidades que el proceso migratorio presenta, en la búsqueda de una vida más digna, en definitiva la búsqueda de la felicidad. Porque nadie elige donde nacer, pero sí donde vivir dignamente.  Los migrantes salen al encuentro de un lugar que los acoja, que los mire a los ojos, que no los discrimine y que los llame por sus nombres. 

En el Encuentro de cierre de actividades hubo un momento de reflexión inicial, donde se compartió la riqueza cultural de las comunidades expresadas a través de la música, y baile como la cueca chilena, la morenada y el tinku de Bolivia, la llanera venezolana, pájaro campana y cantos en guaraní de Paraguay, sonar de la percusión cubana, la marinera del Perú y las chacarera, gato, escondido de Argentina. Luego tuvo lugar el compartir la gastronomía típica que cada comunidad elaboró para ese momento.  Luego se bendijo la mesa compartida en cuatro idiomas: aymará, guaraní, gallego y en castellano.

Se hicieron presentes las siguientes comunidades:

  • COMUNIDAD PERUANA.
  • COMUNIDAD CUBANA.
  • Comunidad de Galicia.
  • COMUNIDAD VENEZOLANA.
  • CENTRO DE SALTEÑOS “RANCHO ARGENTINO”, y demás comunidades de migrantes argentinos
  • Agrupación Folclórica “Estrellitas Australes”, representan esencialmente la cultura CHILENA.
  • COMUNIDAD BOLIVIANA
  • COMUNIDAD DOMINICANA.
  • COMUNIDAD MEXICANA.
  • COMUNIDAD PARAGUAYA

Desde la Pastoral Migratoria expresaron:

«Este espacio de intercambio cultural y humano es una oportunidad para  descubrir y transmitir “la cultura del Encuentro”, la mística de vivir juntos, de iniciar  procesos de diálogo e interacción entre personas de distintas identidades culturales por origen, un modo de tomarnos de las manos, de abrazarnos, de acompañarnos, de participar de una experiencia de fraternidad, hacia un camino de solidaridad.

Porque cuanto mayores posibilidades de comunicación, interacción y dialogo se traducirán en más posibilidades de encuentro y solidaridad entre todos. Este es el propósito de este Encuentro de Comunidades Migrantes.

Porque el fenómeno migratorio requiere de sensibilidad y comprensión para entender y acompañar tan diversos procesos de desarraigo.

“Solo puede echar nuevas raíces quién se descubre aceptado e integrado; la pertenencia solo se alcanza de la mano de alguien que recibe, de alguien que hace lugar”. Como Pastoral asumimos la misión que nos propone nuestro Papa Francisco de “Acoger, proteger, promover e integrar a los migrantes y refugiados”. 

Siendo este un desafío permanente para el equipo diocesano de la Pastoral Migratoria.