EL CALAFATE.- La vicepresidenta, Cristina Fernández, visitó hoy la represa Cóndor Cliff sobre el río Santa Cruz, dio un fuerte respaldo al proyecto, fustigó al gobierno de Macri, y se mostró junto al ex detenido y procesado vicepresidente de Electroingeniería, Gerardo Ferreyra. Dijo que Nación deberá «construir la Ruta 9».

Sin medios de prensa ni aviso previo, la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández, visitó hoy la represa Cóndor Cliff a la que volvió a llamar «Néstor Kirchner», y con críticas al gobierno de Mauricio Macri dio un fuerte respaldo a la continuidad de la obra, y pidió por la construcción de la Ruta 9 que en 2007 «enripió» Austral Construcciones de Lázaro Báez a un costo superior a los 600 millones de pesos. 

El costo no oficial lanzado por Cristina Fernández por la «construcción de la ruta provincial N° 9», es de 9.900 millones de pesos.

«El estado argentino reconoció y pagó gastos improductivos por 130 millones de dólares, esa cifra supera el presupuesto de 120 millones de dólares, necesarios para la construcción de la Ruta Provincial N° 9», escribió Cristina Fernández en su cuenta de Instagram luego del acto. 

Horas antes del paso de la comitiva oficial encabezada por la vicepresidenta, una máquina topadora alisó la Ruta 9 la que además fue regada para el paso de los vehículos.

Junto la gobernadora, Alicia Kirchner, Javier Belloni (El Calafate), Néstor González (Puerto Santa Cruz) y Federico Bodlovic (Piedra Buena) al representante de la UTE, «Represas de la Patagonia», Yuan Zhixiong, y una abundante comitiva de funcionarios provinciales, Cristina Kirchner recorrió las obras, se sacó fotos con el personal que trabaja en las represas, y se interiorizó del avance de las obras. 

Se mostró junto al vicepresidente de Electroingeniería Gerardo Ferreyra, en lo que se consideró como un fuerte respaldo al empresario que estuvo detenido en el marco de la Causa de los Cuadernos, y en algún momento estuvo a punto de ser desplazado de la UTE “Represas Patagonia” que integra en sociedad con la empresa china, Gezhouba Group Corporation. 

Desde la oficina de prensa de Gobierno, anunciaron que «ya en funcionamiento las represas Kirchner-Cepernic aumentarán en un 15% la generación hidroeléctrica del país (energía renovable no contaminante) permitiendo el abastecimiento de energía a más de 600.000 hogares argentinos».

Explicaron que las represas «permitirán la sustitución de un porcentaje de las importaciones de combustibles derivados del petróleo, actualmente utilizados para la generación de energía, posibilitando el ahorro de divisas y una reducción de la emisión de gases de efecto invernadero».

Adelantaron que las represas «posibilitarán el desarrollo de futuros proyectos de generación de energía renovables intermitentes (eólica y solar) al proveer de estabilidad y seguridad al sistema».

Destacaron que en la actualidad la obra «brinda empleo directo a 2.205 personas -167 trabajadores de nacionalidad china y 2.038 de nacionalidad argentina-, sin embargo, cuando se alcance la máxima capacidad de trabajo, brindará empleo a aproximadamente a 6.000 personas en forma directa y 10.000 en forma indirecta».