RÍO GALLEGOS.- Con un mensaje en la cuenta oficial de facebook, el intendente, Pablo Grasso, anunció que «decidió» no aplicar la tasa vial que imponía un recargo de 2% a los combustibles. Fue luego de reunirse con Máximo Kirchner.

Con una foto en la se mostró junto al diputado nacional por la provincia de Buenos Aires, Máximo Kirchner, el intendente, Pablo Grasso, anunció que no aplicará el impuesto de 2% al combustible dispuesto por Ordenanza 8434/19 que había generado polémica en cuanto a quién abonaría el recargo de $ 1.60 por cada litro de combustible.

Con un mensaje en facebook en primera persona aunque desde la cuenta oficial del municipio, Grasso anunció «Decidí no aplicar la tasa vial, Río Gallegos necesita levantarse y lo vamos a hacer entre todos», explicó.

Pidió a «los que estuvieron en contra de la tasa defendiendo a 4 o 5 dueños de estaciones de servicios que me acompañen a frenar las nuevas subas que surjan en los combustibles y alimentos», en un mensaje que responde a los planteos de la CGT que cuestionó los aumentos.

Si bien el jefe comunal había asegurado que el impuesto no impactaría en el bolsillo de los consumidores ya que lo abonarían los expendedores de combustibles, la secretaria de Gobierno, Celina Mansilla, había decl

larado «Si las empresas quieren trasladar los impuestos a la gente «es decisión de ellos», poniendo un manto de dudas sobre quién asumiría el costo del impuesto que recaudaría el municipio y que el intendente estimó en más de 20 millones de pesos anuales.

Mansilla dejó en claro que la marcha atrás en la aplicación de la Tasa Vial, había surgido luego de la reunión que mantuvieron el sábado, el intendente Grasso, con el diputado nacional bonaerense, Máximo Kirchner, y el ministro de Gobierno provincial, Leandro Zuliani.

«Claramente este Gobierno piensa en conjunto y cuando se trabaja de esa manera apuntamos a que no se afecte el bolsillo de los vecinos, por eso es que no se aplicará”, detalló Celina Mansilla a La Opinión Austral.