PIEDRA BUENA.- «Lo más duro va a ser cuando volvamos a la escuela y ella no esté, cuando la esperemos a la 1, y esten sus alumnitos y ella no esté», reflexiona hoy Alejandra Montiel, la directora de la EPP 93 de esta ciudad donde Jesica Minaglia era docente de segundo grado. Hoy se cumple una semana del femicidio de la docente de 30 años.

La ciudad aún no sale de la conmoción por el asesinato ocurrido en al propia casa de la docente. Además de la familia, la escuela donde la maestra daba clases es la mas golpeada emocionalmente, tanto en el grupo docente como entre los alumnos que cuando se retornen las clases ya no tendrán más a su maestra.

En diálogo con Winfo Santa Cruz, Montiel recordó a Jesica, explicó de su gran calidad docente y su calidez humana y agradeció el acompañamiento de los padres de la institución, en la que están de duelo por la pérdida de una compañera querida. «Jesi se manejaba con los papas en forma directa, tenía un grupo en whatsapp y una plataforma donde estaba en contacto directo con los papás. Están en silencio y esperando  ver como nos vamos a organizar en la institución y les agradezco enormemente», afirma la directora.

Entrevista con Alejandra Montiel, directora de la EPP 93 de Piedra Buena.

Ayer la directora mantuvo una reunión virtual con todo el plantel docente donde conversaron y pudieron contenerse en el dolor por la pérdida abrupta de una compañera. «Hay que contener a los maestros primero, para poder reorganizar la tarea», explicó la directora y adelantó que buscarán en la memoria de Jesica la fuerza para continuar.

«El motor son los chicos, así que por ellos vamos a buscar fuerzas, porque Jesi era una maestra que disfrutaba de la vocación y daba todo por los chicos y es ella la que nos va a guiar para continuar», afirmó Montiel.

La directora recordó a Jesica como una chica muy dulce y muy tierna «empatizaba tanto con compañeros, como con los alumnos, por eso yo decidí que estuviera trabajando con chicos tan pequeñitos» y agregó «era muy humana, muy carismática y muy sensible. Eso no le quitaba que fuera una mujer muy decidida y cuando tenia que decir lo que pensaba no tenía miedo de expresarlo».-