SANTA CRUZ.- Durante la sesión legislativa realizada en modo virtual, el diputado Javier Pérez Gallart mostró evidencias sobre la represión de la policía provincial a trabajadores municipales que se manifestaban pacíficamente frente al edificio comunal de Pico Truncado. Pidió votar un repudio a estos hechos pero los legisladores del Frente para la Victoria se negaron a votar la propuesta.

Cartuchos anti tumulto, y marcas de impactos de proyectiles en brazos y piernas, podía apreciarse en las fotos que el diputado Javier Pérez Gallart, expuso en su pantalla durante la sesión virtual de hoy, como pruebas que demostraban el accionar represivo de la policía provincial durante el violento desalojo de empleados municipales despedidos que se manifestaban frente al edificio comunal de Pico Truncado.

El legislador buscaba el apoyo de sus pares para repudiar la violencia con la que efectivos de la Infantería desalojaron a los manifestantes la noche del 21 de mayo en un procedimiento ordenado por el juez, Leonardo Cimini, que pidió liberar «la circulación de funcionarios municipales, empleados y demás personan que se encuentran en el lugar».

El desalojo se produjo cuando el intendente, Osvaldo Maimó, recibía a dos mujeres que fueron cesanteadas junto a otros 200 empleados en diciembre de 2019 con el cambio de gestión. Esa noche fueron detenidas 17 personas los cuales fueron liberados al día siguiente.

Contó que “La violencia continuó. Dos horas después les dijeron que firmasen un documento sobre el conocimiento de sus derechos, ni siquiera dándoles el tiempo necesario para leer y entender lo que firmaban, en un ambiente de total intimidación. Luego, los tuvieron toda la noche sentados en el quincho policial mirando a la pared, sin hablar, sin comer por más de 18 horas, sin tomar ni un vaso de agua y dejándolos totalmente incomunicados de sus familiares”.

“Así fue como que se produjeron las escenas violentas, las que fueron retratadas por los vecinos de Pico Truncado, a lo que luego se sumaron declaraciones del concejal Lito Mansilla, de la abogada Fabiana Muñoz que se preocupó por las detenciones y de Daniel Pérez, dirigente de ADOSAC, quienes aportaron coincidentes testimonios”, dijo el diputado en su relato.

Asimismo, agregó: “Capturaron a diez personas, algunas de las cuales no estaban en el momento de la represión afuera del Municipio, quienes fueron tirados al piso, golpeados y precintados en un pasillo de la Comisaría. A cuatro mujeres las dejaron en una pieza de la seccional  y a los hombres después los llevaron a un patio al aire libre, también precintados, dejándolos parados en medio de la noche fría”.

Pérez Gallart pidió repudiar el hecho en el marco de la cuestión de privilegio que planteó contra las autoridades del Gobierno provincial que calificaron el accionar policial de «disuasivo», negando que la Infantería haya reprimido a los municipales.

“Por si fuera poco, y como es de manual en estos casos sobre el accionar ilegal de la Policía, se realizaron denuncias por parte de los victimarios en contra de las víctimas, a quienes se las acusa por daños, resistencia a la autoridad y privación de la libertad”, agregó Pérez Gallart.

“No se pueden admitir semejantes declaraciones falaces e irresponsables», calificó el legisladores a los dichos del ministro de Gobierno, Leandro Zuliani, el de Seguridad Lisandro De La Torre y el Jefe de Gabinete, Leonardo Álvarez.

Casi al final de su discurso, el diputado mostró a través de su pantalla imágenes que daban cuenta de las heridas que sufrieron los trabajadores a causa del accionar represivo, las que se corresponden con los proyectiles disparados. “Dieciocho horas después liberaron a los detenidos, a quienes les dijeron que si los veían en la calle con más de dos personas los detendrían de forma inmediata”.

La propuesta de Pérez Gallart no obtuvo aprobación legislativa ya que los diputados del Frente para la Victoria, se negaron a acompañar el proyecto de repudio al accionar policial la noche del 21 de mayo frente al edificio municipal.