SANTA CRUZ.- De los 330 casos positivos a COVID-19, el 95% de los casos son leves. Hay 5 personas internadas en UTI y si bien el porcentaje de camas disponibles cubre la demanda existente, en las próximas horas se habilitará el Hospital Militar para ampliar la disponibilidad de camas. En la capital provincial hay 328 personas activas.

A los 6 nuevos casos de COVID-19 reportados en Río Gallegos este mediodía se suman otros 12 casos positivos según el informe de la tarde del Ministerio de Salud. La provincia registra hoy lunes 330 personas contagiadas, de los cuales 327 contrajeron el virus en los últimos trece días cuando se produjo un rebrote que quintuplicó la cantidad de casos en la provincia cuyo número máximo de contagios había sido de 54 casos en mayo.

En el habitual informe de la mañana del Ministerio de Salud, la epidemióloga Ana Cabrera informó, que el brote de contagios de los últimos días se debió a contacto estrecho con personas que contrajeron el virus.

La dra Cabrera informó además que «De los pacientes, cinco se encuentran en unidad de terapia intensiva con asistencia respiratoria mecánica en este momento y nueve se encuentran en sala COVID”, todos en el Hospital Regional de Río Gallegos.

La médica detalló además que el porcentaje de ocupación en sala común en la provincia de 35,48% y de Unidad de Terapia Intensiva del 43,45%.

“Hoy está en proceso de habilitarse el Hospital Militar para tener camas adicionales que puedan llegar a requerirse eventualmente”, adelantó la dra Cabrera.

Cabrera explicó, además: “El resto de las personas que son casos de categoría leve, están en domicilios. Cuando se confirma un caso se categoriza si es leve, moderado o grave. En la población, aproximadamente el 95% son casos leves”.

Indicó que, “tiene que ver esto con las edades que está afectando el virus que es entre 30 y 39 años con más frecuencia, la media está en 36 años, que nos indica que es por ello que son leves”.

En este contexto, hizo hincapié en que hay que tener “un resguardo especial con la población de riesgo y adultos mayores para que ellos no sean afectados, porque el adulto joven puede cursar la enfermedad en unos días y ser un cuadro leve, pero hay que cuidar a las familias que tienen un adulto mayor o persona de riesgo”.

Asimismo, Cabrera detalló: “Desde salud tenemos la capacidad para atender los casos e insumos necesarios, pero hay situaciones en la que no podemos estar encima de las conductas individuales de todas las personas, es importante que todos se comprometan con esta situación, eso es fundamental”.

Sostuvo que “desde el Estado se está haciendo todo lo que se debe hacer, tenemos la capacidad instalada, cantidad de respiradores, camas, e insumos, pero hay situaciones donde no podemos estar encima, en esto tiene que estar el compromiso de todos para salir adelante”, remarcó.
Investigación epidemiológica

Cabrera explicó, en tanto, que desde que se inició el brote en Río Gallegos con el primer caso el día 14 de julio, “a partir de ahí estuvimos haciendo una investigación exhaustiva de los nexos, de dónde estuvo, comportamientos, actitudes, tal vez nos relajamos un poco y hubo muchas reuniones sociales, por eso es alto el contacto estrecho en estos casos y que estableció el brote por conglomerado”.

Indicó que, además, “estamos investigando el nexo en forma exhaustiva de algunos casos que no están establecidos para tratar de establecer el origen del contagio, pero fundamentalmente, la situación es por conglomerado”.

Cabrera agregó que “establecer el cuidado individual es fundamental, hay que respetar todas las medidas y saber cuándo es un contacto estrecho”.

La epidemióloga agregó para concluir: “Esas pautas que venimos repitiendo, hay que cumplirlas a rajatabla. Si usted es habitante de Río Gallegos y tiene fiebre o algún síntoma que mencionamos como sospechoso, con dos de estos síntomas debe consultar al 107”.