Alto Calfate

EL CALAFATE.- Trás el incendio que se produjera en enero en el Hotel Alto Calafate propiedad de la familia Kirchner, el gerente Oscar Souto cuestionó a los medios de comunicación que informaron sobre el tema, defendió las contrataciones con Aerolíneas Argentinas y se despegó del vínculo que el hotel tuvo con la empresa Valle Mitre del empresario Lázaro Báez por el cual la justicia lo investiga por presunto lavado de dinero.

En ese momento, en declaraciones a la prensa sobre la causa que se investiga al hotel por la contratación que mantiene con Aerolíneas Argentinas el gerente aseguró que él fue quien inició los contactos con Aerolíneas cuando llegó a la gerencia hotelera en el 2005 y era de la familia Amil y afirmó que no existen irregularidades. “Todos fueron contratos en compulsas de precios en las que participaron otros hoteles de El Calafate”, aseguró. Hoy el diario La Nación revela como el hotel Alto Calafate cobró 4,7 millones de dólares y 2,26 millones de pesos de manos de Aerolíneas Argentinas, la empresa dirigida por Mariana Recalde. (La Nación) Fueron años de intensa relación, al menos comercial. Aerolíneas Argentinas y las sociedades que administran los hoteles de la familia Kirchner hicieron millonarios negocios desde 2008. Desde la empresa que presidió Mariano Recalde hasta diciembre pasado se confeccionaron cheques por 4,7 millones de dólares y por 2,26 millones de pesos (unos 145.000 dólares al cambio actual) en favor de tres sociedades que, a partir de 2008, se repartieron la administración del hotel Alto Calafate. Según ese registro, por los servicios prestados en El Calafate se pagaron a tres empresas que fueron las administradoras del hotel: Hotesur, Valle Mitre e Idea. En total, desde 2007, se contrataron 47.912 habitaciones para el pernocte y estadía de la tripulación de Aerolíneas Argentinas, lo que da un promedio, desde el primer contrato que se tiene registro, de 15 habitaciones diarias. Al año siguiente, en 2008, fue la explosión de la relación comercial. Un año después de la primera contratación, el 14 de febrero de 2008, aquellas 297 habitaciones pasaron a ser 6552 y los contratos pasaron a nominarse y pagarse en dólares. Se desembolsaron US$ 701.620 y marcó el inicio de la compra de miles de noches de hospedajes. Ese año, Néstor Kirchner compró el hotel. Desde entonces las cuentas entre ambos crecieron. En 2009 fueron 646.703 los dólares que el hospedaje facturó a la compañía aérea por 5456 noches de las cuales 1984 fueron en temporada baja a un precio de 84,70 dólares cada una, mientras que por el resto se pagaron 129,47 dólares. En 2010, la empresa que alquiló Alto Calafate fue Valle Mitre, una sociedad que gerencia los hoteles que controlaba Lázaro Báez, el gran beneficiario de la obra pública de Santa Cruz. Según una investigación de LA NACION, sólo por el «alquiler» del Alto Calafate, el matrimonio presidencial recaudó más de $ 10,1 millones a través de Hotesur, la sociedad con la que controlaban el hotel. De ese monto, más de $ 6,3 millones correspondieron a 2010 y $ 3,7 millones a 2011, cuando ya había muerto el ex presidente. En los años 2009, 2010, 2011 y 2012, Aerolíneas pagó a Valle Mitre por el alquiler de habitaciones para su tripulación 2,213 millones de dólares por 20.696 noches de hotel. En 2012, Lázaro Báez discontinuó la sociedad Valle Mitre y la reemplazó por otra llamada Idea SA. Desde entonces, los pagos se sucedieron a esa empresa. El eficiente administrador Báez logró algo más sobre el final de mandato de su administrada. Con fecha de 1° de septiembre de 2015 (comprobante interno de Aerolíneas número 5010000223) se renovó el vínculo que liga a las partes hasta el 31 de agosto de 2016. El 29 de marzo de 2009, la Oficina Anticorrupción firmó un dictamen en el que se estudiaba si era ético que los hoteles de la familia presidencial contrataran con Aerolíneas Argentinas. El entonces jefe de la repartición Julio Vitobello firmó el documento que concluyó que Cristina Kirchner no infligía la ley de Ética Pública. Cuentan en los pasillos de la Oficina que hubo muchas presiones para que la letra de la resolución fuera la que fue. Pero los tiempos cambiaron y ahora desde el mismo organismo ya pidieron los detalles de las contrataciones con estas sociedades.   Causas Aerolíneas Argentinas y Lázaro Báez (Winfo Santa Cruz) Sobre la causa que se investiga al hotel por la contratación que mantiene con Aerolíneas Argentinas y que la diputada Margarita Stolbizer denunción en la justicia, el gerente del hotel Alto Calafate Germán Souto manifestó en FM Dimesión que fue él quien inició los contactos con Aerolíneas cuando llegó a la gerencia hotelera en el 2005 y era de la familia Amil y afirmó que no existen irregularidades. Todos fueron contratos en compulsas de precios en las que participaron otros hoteles de El Calafate”, aseguró. El directivo explicó que él mismo estableció lazos comerciales con Aerolíneas Argentinas cuando se hizo cargo del hotel en 2005. “Yo venía de trabajar en una compañía que tenía como cliente a Aerolíneas Argentinas. Por ende, a la primera persona que yo visito cuando llegué a El Calafate es al gerente local” de Aerolíneas Argentinas. Sobre la causa por presunto lavado a partir de la contratación de camas por parte de empresas de Lázaro Báez, Souto aclaró que él no era el gerente en las fechas que se mencionan, ni tampoco estaba a cargo la empresa que lo maneja. “Sé lo mismo que saben ustedes por los medios, espero que pronto la Justicia termine y cuanto antes investigue y se descubra, mejor para todos”, afirmó.