Captura de pantalla 2016-04-05 a las 8.49.53 a.m.

Foto: TripAdvisor

MARIELA ARIAS / LA NACION RIO GALLEGOS.- El juez federal Claudio Bonadío deberá investigar ahora a la ex presidenta Cristina Kirchner por presunto delito de enriquecimiento ilícito y adulteración de documentos públicos denunciada por la diputada nacional Margarita Stolbizer, donde se cuestiona las irregularidades e inconsistencia en Los Sauces, una sociedad anónima de la familia Kirchner.   La denuncia abre un nuevo frente judicial a la ex presidenta quien el próximo viernes 13 de abril fue citada por Bonadío a prestar declaración indagatoria por la causa donde se investiga el supuesto perjuicio al erario por la venta de dólares a futuro a fines de su gobierno. Para esa fecha, su hijo el diputado nacional Máximo Kirchner ya anunció un acto político para acompañarla frente a los tribunales de Comodoro Py.   La denuncia que recayó a Bonadío, uno de los jueces más cuestionados por la ex presidenta- avanza contra Cristina Kirchner y sus hijos Máximo y Florencia como integrantes de Los Sauces SA, a través de la cual se corroboró operatorias inmobiliarias que reúnen nuevamente a la familia Kirchner con el empresario Lázaro Báez, tal como fue revelado por La Nación a partir de la indagación en documentos oficiales.   De esta forma, el titular del Juzgado en lo Criminal y Correccional número 11 volverá a investigar a la familia Kirchner, dado que inicialmente estuvo a cargo del expediente de Hotesur, sociedad propietaria del hotel Alto Calafate. Antes que le sacaran la causa, Bonadío había ordenado el año pasado un megaoperativo con allanamientos simultáneos en El Calafate y Río Gallegos en los hoteles de los Kirchner, y los domicilios declarados en esta provincia.   La sospecha que impulsa la denuncia de Stolbizer patrocinada por la abogada Silvina Martínez, se basa en la posible “manipulación y adulteración de documentos públicos relacionados con la empresa Los Sauces SA” y señalan que hay “modificaciones en las declaraciones juradas presentadas ante la Oficina Anticorrupción” al ser comparadas con los datos que surgen de los informes de dominio presentado por la empresa ante el Registro de la Propiedad Inmueble.   A este punto tambien se suma el pedido de investigación sobre operaciones el pago de alquileres a Los Sauces realizado por empresas de Báez y de Cristobal López.   Las irregularidades denunciadas   Uno de los puntos de la denuncia pone el foco sobre el chalet en el que vive la presidenta, en la calle Mascarello 441 de esta ciudad, que según reveló La Nación a partir de documentos públicos, el mismo fue adquirido por Los Sauces SA en noviembre de 2012 por el cual pagaron U$S 250 mil a Negocios Patagónicos, SA, una sociedad vinculada a Osvaldo Sanfelice, socio de Máximo Kirchner,  que la había adquirido un año antes por $200 mil, al valor dólar de entonces, un equivalente a U$S 50 mil.   Sin embargo ese registro no coincide con los datos que la presidenta declaró ante las oficinas competentes. Según la denuncia de Stobizer “en las declaraciones juradas tributarias de la empresa Los Sauces se declara que la propiedad de la calle Mascarello 441, en Río Gallegos se habría adquirido en agosto 2010 y que su valuación era de $964.320”.   La denuncia considera que se trata de “una operatoria simulada” y explicita: “en el año 2010 empiezan a pagar impuestos a las ganancias por una propiedad que habrían adquirido ese año por más de 900.000 pesos. Sin embargo, 2 años después falsificaría un documento público para hacer constar que el inmueble habría sido adquirido en 2012 a una empresa vinculada a los Kirchner y que se habría pagado 250.000 dólares por dicha propiedad de 892 metros cuadrados”.   La denuncia también pone el foco sobre los alquileres que durante dos años dos proveedores del estado le pagaron a los Kirchner: Cristóbal López y Lázaro Báez, a través de sus empresas, pagaron alquileres a Los Sauces. ¿Cuál es la sospecha? Que los alquileres en realidad podían ser sobornos o retornos a los Kirchner por los negocios que entregaron a Báez y López durante estos doce años”, afirma el escrito presentado ayer y que será ratificado hoy.   Hasta el año 2008, Los Sauces SA no tuvo demasiados movimientos, ese año inició las inversiones inmobiliarias. Según registros públicos tiene inmuebles en Capital Federal, Rio Gallegos, El Calafate y el Chalten . “Todos estos bienes son alquilados a empresas de Lázaro Báez (Valle Mitre, Loscalzo y del Curto y Kank y Costilla) y firmas de Cristóbal Lopez (Inversora M&S Y Alcalis de la Patagonia”.   Según la misma denunciante, entre 2009 y 2013, Los Sauces SA “les permitió a los Kirchner retirar $ 20,7 millones. Pero estos fondos fueron declarados como adelanto de dividendos, no como ganancias. En 2009 Néstor Kirchner comienza a retirar adelanto de dividendos por casi $ 3,9 millones. El año de más ganancias en Los Sauces fue 2010: Kirchner retiró como adelanto de dividendos $ 6,2 millones. Tras su muerte, su esposa e hijos siguieron la misma práctica. En 2011, llegaron a sacar 4,8 millones en concepto de adelanto de dividendos. En 2012, $ 3,3 millones y en 2013, $ 2 millones más.”   También piden que sean investigados otros inmuebles de la sociedad, los tres ubicados en Rio Gallegos, uno en la calle 25 de mayo, que Los Sauces le compró a Lázaro Báez por 97 mil dólares en el 2007 y dos complejos de departamentos, construidos y alquilados por Báez sobre terrenos que los Kirchner transfirieron a Los Sauces.