6Junto con los aumentos negociados en paritarias por los distintos sectores estatales, muchos jubilados se encontraron con la pésima novedad de que sus ingresos se vieron recortados por la aplicación del «aporte solidario» , que desde diciembre de 2010 la Provincia descuenta a los beneficiarios de la Caja de Previsión. Esto sucede porque el gobierno no actualizó el monto del haber mínimo, que computa el pago del «impuesto al jubilado», que el kirchnerismo cobra a los pasivos como un modo de financiar el desequilibrado sistema previsional. En la práctica el aporte solidario es una reducción encubierta del haber jubilatorio, pero además, sin las previsiones del caso, se convierte en un corset a cualquier mejora en los ingresos de los jubilados. La historia de un aporte injusto Con la intención de paliar el déficit de la Caja de Previsión Social, en diciembre d 2010 el Frente para la Victoria aprobó por ley un aporte extraordinario de entre un 7 y un 12 por ciento de acuerdo a los montos que perciba cada jubilado provincial. El llamado «aporte solidario» se calculó a partir de 3 haberes mínimos, a partir del cual el jubilado comenzó a pagar el 7%; desde 4,5 haberes mínimos, un 10%, y aquellos que perciben 6 haberes mínimos, comenzaron a aportar un 12% de sus ingresos. Según la Ley 3189 establece en su artículo 124,  está constituido por «el 82% de la mínima categoría del Escalafón de la Administración Pública Provincial, o su equivalente». A valores de hoy, la escala para la deducción del aporte solidario es a partir de los $ 20.630, ( 7%);   desde $ 30.964, (10%); y  desde $ 41.262, (12%). Sin actualización no hay aumento real del salario Si bien la ley no lo expresa taxativamente, se supone que la actualización del haber mínimo rige en los mismos porcentajes que los incrementos en los sueldos de los activos, de lo contrario, cualquier mejora en el salario conlleva el riesgo de superar los límites que determinan el pago del aporte.  Del mismo modo que sucede con el mínimo no imponible para el impuesto a las ganancias, o los montos máximos para la percepción de las asignaciones familiares, si no se actualizan a la par de los aumentos salariales,  una eventual mejora en los sueldos termina perjudicando los ingresos de los trabajadores. Lo que suele ocurrir con frecuencia. Según fuentes de la Caja de Previsión consultadas por Winfo Santa Cruz, el organismo «no sumó al haber mínimo, el último incremento de 1.500 pesos otorgados a la ex 591», por lo tanto muchos jubilados se encontraron que junto con el aumento percibido en los últimos meses, o bien comenzaron a pagar el aporte extraordinario quienes no lo hacían,  o vieron aumentado el aporte solidario los que ascendieron al escalón siguiente de los parámetros establecidos por la ley. Aporte solidario