imagen_nota_13676779460-0SANTA CRUZ.- Personal de Gendarmería Nacional de El Calafate secuestró una camioneta que intentaba ingresar a esa ciudad al menos 14 medias reses de carne vacuna sin declarar y cuyo ganado pertenecía a la estancia «La Entrerriana», propiedad del empresario kirchnerista Lázaro Báez. Así lo confirmaron hoy fuentes de la investigación al señalar que el procedimiento ocurrió el jueves a la noche cuando un utilitario Kangoo ingresaba por un camino aledaño a El Calafate y fue detenido por gendarmes del Escuadrón 42. La Policía de El Calafate determinó por la declaración de un peón que se trata de comercialización ilegal de carne. Fuentes policiales afirmaron al portal Ahora Calafate que «uno de los involucrados sería propietario o responsable de una carnicería local y que el destino de la mercadería era la comercialización». Desde la polícía indicaron que se comunicaron con la empresa Agro Austral, de Lázaro Báez, quienes negaron que la firma comercializara carne en forma directa. Sin embargo, atribuyeron la responsabilidad a un peón de la estancia por lo que una patrulla del Grupo Especial de Operaciones Rurales (GEOR) de la policía de Santa Cruz realizó un procedimiento en la estancia y trasladó al empleado para que declare en la causa. El propietario de la carnicería El Gaby, Gabriel Ponce, se defendió en su cuenta de Facebook al sostener que «nosotros hacemos todo esto porque sabemos que está muy dura la mano y nos defendemos como podemos para que todos tengan un plato digno de comer». Además, señaló que «sabemos que (la carne) tiene que tener frío, pero no tenemos las herramientas para movilizarnos como se debe» al justificar el traslado de la carne en un utilitario. El comercio propuso para el fin de semana una feria de ofertas que luego fue cancelada tras el hallazgo de gendarmería. Ya le habían robado ovejas a Báez en 2015 Ya el año pasado el empresario Báez detenido en Ezeiza en una causa por presunto lavado,  había sufrido un hecho de abigeato en su estancia Cruz Aike. Por aquel robo el juez de Instrucción de El Calafate Carlos Narvarte dispuso la inmediata prisión preventiva de los autores del robo, quienes transportaban los animales en dos autos particulares y según dijeron eran “para consumo familiar”, ya que se encontraban sin trabajo. Dos de las ovejas ya habían sido sacrificadas cuando los detuvieron. Tras el fallo, conocido en mayo de este año los cuatreros recobraron su libertad por haber cumplido la mitad de la condena en prisión. Fuente: Agencia DyN