(El) “dejó 650 millones de dólares cuando se fue de esa provincia (se refiere a Santa Cruz) en efectivo”… “Y realmente durante…bueno los posteriores gobiernos no voy a decir nombres, todos saben quiénes fueron gobernadores, pero los fondos se evaporaron con aumentos, que bueno sí aumentos que los sindicatos lograron maravillosamente, pero que hoy no hay plata para pagarlos”. (Video) ¿Qué ocurrió con los restantes 550 millones de dólares? Según Cristina ”se gastaban apenas el 40 por ciento en gastos corrientes, el resto se destinaba a obra pública, una obra pública que gestionábamos con nuestro dinero”. La única obra financiada con los fondos de las regalías depositados en el exterior, es la Cementera de Picro Truncado con una inversión por parte de la Provincia de unos 40 millones de pesos. En uno de sus habituales mensajes por televisión, el 10 de mayo de 2012, la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner sentenciaba el paso a la inmortalidad de los fondos de Santa Cruz que durante 9 años deambularon por el mundo, depositados en cuentas desconocidas, a tasas que nunca se revelaron, y generando intereses que la mayoría de los santacruceños desconocía, en cuanto a sus montos, y a los beneficiarios de esa fabulosa renta financiera. Según Cristina Fernández se trataba de 650 millones de dólares y no de 1200 como ella misma contaba con autosuficiencia en sus tiempos de diputada provincial cuando explicaba cómo, su esposo gobernador, había operado maniobras financieras de compra venta de acciones de YPF que multiplicaron por dos la suma original recibida del gobierno de Menem tras la privatización de la petrolera estatal, que los Kirchner apoyaron con aplausos. Según un informe del periodista Nicolás Wiñazki, hay documentación de los bancos que acredita retiros de dinero por más de 17 millones de dólares con destino a cuentas no identificadas aún.  Lázaro Báez habría sido uno de los que participó en el manejo de los fondos por regalias depositados en el exterior.