De Vido Néstor Zani

«Salvé a la Provincia del corralito», repetía Néstor Kirchner. De Vido, Zannini, Jaime, y Alicia, completaban el gabinete en 1995

Los cerca de 600 millones de dólares que en 1993 el entonces gobernador Néstor Kirchner cobró en nombre de Santa Cruz por las regalías mal liquidadas tras la privatización de YPF, y que luego manejó como si fueran propios, a su nombre, depositados en cuentas en bancos del exterior, y sin rendir cuentas a la legislatura, surgen nuevamente a la luz pública a partir de una investigación del periodista Nicolás Wiñazki quien reveló documentación inédita sobre retiros de dinero a cuentas particulares identificadas solo con el número, sin revelar identidades.

Entre las novedades que aporta el periodista que investiga la llamada «ruta del dinero K», surge que  «muchos de los manejos de esos fondos fueron ordenados por Lázaro Báez», desde su cargo de gerente adscripto a la intervención del Banco Santa Cruz».

«Los documentos de Santa Cruz muestran cómo, por ejemplo, el 21 de marzo 1995 Lázaro Báez, firmando por el Banco de Santa Cruz, introdujo en la trama de los fondos a la empresa Kega Holding Internacional Inc, de propietarios desconocidos», revela el informe periodístico.

Publicidad

Publicidad

«Ese 21 de marzo. Báez y el Gerente Departamental del Banco de Santa Cruz, Jorge Dominichetti, le informaron a esa compañía que podía disponer de inmediato, “irrevocablemente” e “incondicionalmente” , y también “con completa responsabilidad bancaria”, de “una suma de 17.200.000 dólares” que saldrían de una cuenta de la provincia», cuenta Wiñazki. Los movimientos que durante 9 años el gobierno de Kirchner se negó a informar  «Se trata de un resumen de una cuenta de la provincia en el Citibank de Nueva York, a julio de 1995.  En dos páginas, la entidad informa que desde el primer día de ese mes al último, se habían realizado 23 operaciones financieras. Son “débitos” de cifras variables», según la nota publicada hoy en Clarín. El 17 de ese mes se debitaron US$ 70.000. Un día después, se hicieron dos débitos distintos: uno por 71.229 dólares y otro por 18.284.19 dólares. El 18 de julio se acreditaron 1.500.000 dólares. La cuenta se estabilizó. Pero al otro día, el 19 de ese mismo mes, se debitó la misma cantidad de dinero: 1.500.000 dólares. Seis días después, se debitan de la misma cuenta 1.486.765, 58 centavos. Son los montos habituales en todos los giros, de todos los bancos. Las cuentas a las que se transfieren esos fondos solo están identificadas con número y no con nombres de sus titulares.