foto-fabian4 RÍO GALLEGOS.- El concejal Fabián Leguizamón, propone modificar la ley que rige el funcionamiento de la Caja de Servicios Sociales, para que los empleados y funcionarios municipales puedan optar por una obra social de su preferencia. Actualmente, tanto municipales como estatales aportan de manera obligatoria a la obra social que está intervenida por el gobierno provincial desde hace más de 30 años, y que está siendo investigada judicialmente por una defraudación de más de 400 millones de pesos.  EL proyecto está fundado en que “la retención que por ley se les hace a los trabajadores es parte de su salario y pueden disponer de esa parte eligiendo a qué obra social la van a destinar, es un derecho que les reconoce la ley” y añadió “la ley que crea la Caja de Servicios Sociales dice que es obligatoria para los trabajadores de los tres poderes del Estado Provincial, pero no para los municipios, a los que invita a que adhieran a ese régimen”. La iniciativa del concejal Leguizamón plantea «modificar los términos de la adhesión del municipio capitalino a la ley de creación de la obra social provincial, manteniéndose dentro de ese régimen, pero dejando establecido que los agentes y funcionarios municipales podrán adherirse a otras obras sociales o empresas de medicina prepaga, destinando a las mismas los aportes y contribuciones que por imperativo legal se efectúan sobre la remuneración”. El autor del proyecto expresó que “no podemos desconocer todos los inconvenientes que tienen los afiliados a la Caja de Servicios Sociales, son incontables las quejas que escuchamos todos los días, algunas situaciones son insólitas”. El próximo jueves se llevará a cabo una nueva sesión ordinaria del Concejo Deliberante de Río Gallegos y en el orden del día ingresará el proyecto de ordenanza, que de aprobarse deberá ser presentado en Diputados, por tratarse de una propuesta de modificación a una ley provincial. “No es la primera vez que desde nuestro sector planteamos esto”, recordó el concejal Leguizamón en referencia a otra iniciativa que oportunamente impulsó el concejal mandato cumplido Pablo Fadul y destacó que “lo que estamos proponiendo no es desvincularnos de la Caja, sino que los trabajadores decidan si continúan con la obra social provincial o eligen otra, porque la sensación de los afiliados municipales es que se les está reteniendo un aporte que no vuelve en un servicio de calidad”. Antecedentes Sobre aquella iniciativa, presentada a inicios del año pasado, el entonces secretario general del SOEM, Pedro Mansilla, señalaba que “el proyecto ha generado que se instale la problemática que hoy tiene la Caja de Servicios Sociales. Igualmente entendemos que la solución no pasa por una prepaga, la nuestra es una obra social que además cuenta con un principio de solidaridad”. En tanto, se quejó de que las comunas santacruceñas abulten deudas con la CSS. “Aquí hay que llevar un claro mensaje hacia los intendentes, que son quienes incumplen no sólo con la obra social, sino con los depósitos gremiales, lo que constituye una clara malversación de fondos”, sentenciaba el gremialista, sosteniendo que “nuestra obra social está con este presente porque ningún intendente realiza los aportes, esto es lo que se debe solucionar y prever castigos para quienes incumplan”, lanzó. Más adelante precisó que “desde la FeSOEM decimos que la obra social debe volver a manos de los trabajadores y no de los sindicatos, debe ser administrada por personal idóneo y capacitado que tenga condiciones morales que permitan una buena administración”.