14689734_10205826421620298_1167420960_o EL CALAFATE.-  Una invitación a disfrutar de su fotografía, que tan bien describe los paisajes de la Argentina, podría ser la síntesis de la presentación de libro «A Orillas del Lago Argentino» del fotógrafo Florian von der Fecht con textos de Juan Pablo Baliña. El libro hila diferentes historias que sucedieron a orillas del lago, entre fotografía, textos y documentos. De hombres, viajeros y exploradores. De la historia natural del paisaje de los glaciares, y de la creación del Parque Nacional los Glaciares. Los pasos de Master, pionero que se instaló en lo que hoy es Estancia Cristina. Imágenes aéreas del brazo sur del lago y de la Estancia Nibepo Aike, cierran el libro. El libro será presentado por el glaciólogo Pedro Skvarca el próximo jueves 13 de octubre a las 19.30 en el Centro de Interpretación «Glaciarium». Se trata de una nueva producción de Florian von der Fecht, un apasionado de compartir el patrimonio natural argentino a través de sus fotos. Sinopsis del libro “A orillas del Lago Argentino” relata con fotografías antiguas, actuales y los textos de Juan Pablo Baliña, sobre quiénes anduvieron por estas tierras antes que nosotros. En 1520 Magallanes, llegó a una costa desconocida que bautizó San Julián. Desde allí remontó un río que bautizó Santa Cruz. Dos siglos después, Francisco Viedma que formaba parte de una expedición de la corona española, fue quien uno de los primeros en navegar en navegar todo el largo del río Santa Cruz y llegó a un gran lago. En 1831 el Capitán Fitz Roy al mando del Beagle, zarpa desde Inglaterra llevando a bordo un joven estudioso de ciencias, Charles Darwin quien tiempo después escribió en su diario: “El viaje del Beagle fue, lejos, el evento más importante de mi vida y jugó un papel determinante en toda mi carrera”. Remontaron el río Santa Cruz pero no llegaron a ver el lago por 200 km. La corriente y los fuertes vientos fueron en muchas otras expediciones, los mayores impedimentos de llegar a destino. En 1867, Luis Piedra Buena, instalado en la Isla Pavón, se había trasformado además de un buen comerciante en una pieza clave para frenar el ingreso de los chilenos. El mismo ordena al inglés William Gardiner una expedición hacia el lago. Esta vez fue un éxito, llegaron a un gran lago y remontaron hasta lo que hoy se conoce como Brazo Rico. En 1869 es el inglés George Chaworth Musters que atraviesa la Patagonia de oeste a este, saliendo desde Punta Arenas y llegando a Puerto Santa Cruz. Desde allí emprende un viaje de 2700 km a caballo. Sus relatos y detalles del viaje inspiraron a muchos otros a explorar la Patagonia. En 1876, el joven Francisco Pascacio Moreno, patrocinado por el gobierno nacional, partió rumbo sur a explorar y encontrar las nacientes del río Santa Cruz. Las casualidades de la historia hicieron que navegue el río junto a al capitán Piedra Buena y a Moyano quien conocía muy bien la zona, sumando las referencias de los escritos de Darwin. El 15 de febrero de 1877 Moreno y su equipo, llegan al inmenso lago: “¡Mar interno, hijo del manto patrio que cubre la cordillera, en la inmensa soledad, la naturaleza que te hizo no te dio nombre: la voluntad humana desde hoy te llamará Lago Argentino! ¡Que mi bautismo te sea propicio!” Llegan luego a lo que hoy se llama Punta Walichu y continúan viaje hacia el norte bautizando el Lago San Martín. Rumbo hacia el sur, descubren una montaña que los indios llamaban “Chaltén” y que Moreno bautiza: Fitz Roy. También bautizó el río La Leona, luego de ser atacado por un puma. Ya de regreso al gran lago, se cruza con varias elevaciones a las cuales nombra Monte Frías, Cerro Moyano, Cerro Buenos Aires y el Monte Avellaneda, en honor al presidente del momento. Sin llegar al glaciar que hoy lleva su nombre, plantó la Bandera Argentina en el llamado puerto Punta Bandera. De regreso, Moreno publicó “Viaje a la Patagonia Austral, emprendido bajo los auspicios del Gobierno Nacional 1876-1877”. Percival Masters con una serie de casualidades y en búsqueda de tierras donde quedarse, llega a instalarse en lo que hoy se llama Estancia Cristina en recuerdo de su hija fallecida en ese lugar. Su historia relata la dureza de la vida de los pioneros, la crudeza del clima y la vida diaria en la inmensidad. Varias familias croatas, son también parte de la historia de las orillas del lago, como por ejemplo la Estancia La Jerónima, hoy llamada Nibepo Aike, aún a cargo de los descendientes de los primeros pobladores. Luego de los pioneros llegó el tiempo de las expediciones a la cordillera, llevadas a cabo por aquellos que son sin duda los “padres” del andinismo. Combinación de pasión por la montaña y la geografía, como el caso del alemán Rodolfo Hauthal que en 1899 estudió y bautizó Bismarck al hoy reconocido glaciar Perito Moreno. Sobre Florian von der Fecht Argentino de familia austríaca, Florian es un enamorado de los paisajes y de la naturaleza argentina. Decidió dedicar su carrera a difundirlos, compartiendo su mirada fotográfica. Capta con su cámara lo que a veces no miramos. Estudió fotografía con Pedro L. Raota. En 1987, después de trabajar varios años en el área de la fotografía publicitaria, viajó a Alemania donde siguió formándose con distintos fotógrafos. Regresó a la Argentina para crear Photo Design y dedicarse a pleno a la fotografiar y difundir las maravillas que Argentina tiene para mostrar. Paisajes y fotos abstractas de gran calidad artística conforman su obra. Lleva recorridos más de 1 millón de kilómetros de rutas argentinas, en busca de momentos únicos que inmortaliza con su cámara. Su fotografía atrapa la mirada. Uno se evade, se siente parte, libre. El espectador se deja absorber por el paisaje. Una fotografía que uno no se cansa de mirar y que cada día nos vuelva a sorprender, es lo que busca Florian en su obra. Su primer libro Argentina fue editado en 1992, hoy lleva editados 11 libros con fotos propias, superando los 140.000 ejemplares. A esta producción se suma una trayectoria de 23 años editando calendarios para grandes empresas y para venta al público. Ha realizado diferentes muestras fotográficas en Argentina, Brasil, Alemania y Francia, de fotos de paisajes. Su obra representa instantes y paisajes de todas las provincias argentinas, lo que lo transforma en gran embajador de nuestro país. En 2015, presento la Muestra Abstracto.Ar con fotos inéditas decorativas, abstractas inspiradas de la naturaleza. Desde Marzo 2015 y por un año está editando para LA NACION de los martes, los fascículos “ARGENTINA, nuestro país, nuestro paisaje” realizando un recorrido fotográfico por todas las provincias argentinas.