EL CALAFATE.- Una veintena de automóviles preguerra que participan de la competencia regular denominada «Mil Millas Sport», en la cordillera patagónica, recorrieron miles de kilómetros partiendo desde Buenos Aires, para visitar El Calafate, y desde allí encarar la ruta 40 rumbo a Bariloche. Este viernes estuvieron en la ciudad exhibiendo sus eternos diseños y gran parte de la historia del automovilismo mundial, un Porsche 911 de 1970; un Austin Healey MK II de 1966 y  un  Jaguar E Type de 1969, entre otras reliquias de la mecánica. Sus avezados pilotos son diestros en sortear todo tipo de adversidades, desde los poderosos vientos de las estepas, hasta las persistentes frías temperaturas del sur. Pero en El Calafate, un obstáculo inesperado  tomó por sorpresa a uno de ellos, quien al no advertir la existencia de un lomo de burro en plena avenida del Libertador sufrió la rotura de una de las ruedas delanteras de la coupé que detuvo inexorablemente su marcha a un costado del camino. Si bien el repuesto para cambiar la rótula averiada en el golpe contra el asfalto apareció en cuestión de minutos, hubo que recurrir a la generosidad de un vecino de El Calafate que ofreció su taller y sus herramientas para reponer la pieza y poner al auto nuevamente en pista, momento en que Winfo Santa Cruz los encontró. Omar Zubiri, el inesperado mecánico de la jerarquizada escudería de autos preguerra hizo lo suyo, los pilotos agradecidos no ahorraron elogios hacia él,  y continuaron su marcha dejando atrás el mal rato y llevándose a cambio un imborrable gesto de solidaridad de parte de un admirador de los fierros.