Cruz oxidada

Arte Grunge

RIO GALLEGOS.- Dos sacerdortes acusados de cometer abuso sexual contra menores,  fueron apartados del ejercicio público del ministerio, por parte del obispo de Santa Cruz y Tierra del Fuego, Miguel D’Annibale. Se trata de Daniel Omar Acevedo y Cristian Vazquez, quienes fueron denunciados por sus víctimas, una de las cuales relató que fue violada por el cura, en tanto que en el otro caso, un menor acusa al sacerdote de haber intentado abusar de él.  Los hechos tuvieron lugar en la provincia de Tierra del Fuego, pero al momento de la sanción preventiva los sacerdotes se desempeñaban en parroquias de Santa Cruz . Ambos apartamientos fueron comunicados oficialmente a través de la oficina de prensa del Obispado con sede en esta ciudad. El obispo tomó la determinación  hasta tanto se esclarezcan las circunstancias de los hechos y las responsabilidades de los miembros de la Iglesia. En el caso de Acevedo el Obispo  adoptó la medida, tras tomar  conocimiento de una denuncia presentada el día 13 de noviembre de 2016 en la Comisaría de Familia y Minoridad de la ciudad de Ushuaia por una persona de 23 años de edad sobre un posible abuso sexual sobre su persona cuando era menor de edad. «Conocida la denuncia el Obispo le ha quitado al sacerdote el ejercicio público del ministerio hasta que se esclarezcan los hechos, le ha pedido que quede a disposición de la justicia en todo lo que sea necesario y continúa con las acciones canónicas previstas por el derecho de la Iglesia para estos casos», dice el comunicado emanado desde el obispado. Daniel Omar Acevedo, luego de su trabajo en Ushuaia, se desempeñaba hasta ahora como Rector del Santuario de San Cayetano y estaba al frente de la Parroquia San José Obrero de Río Gallegos. Según publicó El diario del fin del Mundo el joven de 23 años denunció que Acevedo había intentado abusar de él cuando era menor de edad. En la Comisaría de Minoridad y Familia  relató que cuando tenía 15 años un sacerdote que se encontraba de vacaciones en su casa en la ciudad de Resistencia, Chaco, intentó abusar de él. Y relató hechos que habrían ocurrido en tres ocasiones diferentes, la primera ocurrida, hace 8 años. El joven dijo ante la policía que decidió realizar la denuncia en estos momentos movilizado por la noticia que trascendió días atrás en donde una menor de Río Grande denunció ser víctima de un abuso por parte de un cura. En Río Grande Por su parte el caso del cura Cristian Vázquez ejerció en Río Grande y, luego de dejar los hábitos un año, se trasladó a Caleta Olivia. Este caso recibió cobertura días pasados a través del programa Aire Libre FM de la ciudad fueguina. La Justicia comenzó a investigar una gravísima denuncia donde una joven menor de edad acusa al sacerdote que trabajó en Río Grande, por abuso sexual. Los hechos denunciados habrían ocurrido hace 3 años y la joven, que actualmente tiene 17, dijo su verdad por una situación que le tocó vivir hace cuatro meses. «Este sacerdote llamado Cristian Vásquez (35 años), conocía muy bien a esa familia porque además mantuvo una relación amorosa con la madre de la adolescente mientras ejercía sus hábitos en la parroquia Virgen del Carmen», detalla el medio digital. Esta causa está en manos del juez subrogante Sergio Diéguez y del fiscal Eduardo Tepedino de Tierra del fuego. La joven denunció tres situaciones de abuso que habrían ocurrido entre el 26 de diciembre del 2012 y febrero del 2013. Uno de ellos tiene que ver cuando la joven denuncia al sacerdote por haberla manoseado en el auto que pertenece a la Iglesia; otra vez en la casa de la denunciante y el tercer caso se trata de un hecho ocurrido en febrero en la casa donde vivía el cura (en calle Anadón, de Chacra II), cuando la habría violado. El Código Penal prevé penas de entre 8 y 20 años para este tipo de situaciones aberrantes. Cabe señalar que el día miércoles se hizo la denuncia y el viernes la joven declaró en “cámara gesell”, que es una oficina a donde accede una víctima que es menor de edad, con una profesional psicóloga del Poder Judicial. Esa declaración se filma para que la menor no tenga que contar otra vez y tampoco en un juicio, lo que ella quiere manifestar. La Iglesia le exigió a Vázquez que se trasladara desde Santa Cruz a Río Grande y brindara sus explicaciones ante la Justicia. El sacerdote  trabajó en Río Grande en la parroquia Virgen del Carmen, posteriormente dejó los hábitos durante un año y después regresó a trabajar como sacerdote pero se trasladó a la ciudad santacruceña de Caleta Olivia.