LA NACION/ EL CHALTEN.– Mientras el pequeño pueblo de montaña ya empezó a vivir la temporada turística, se lleva adelante aquí el tercer día de tasaciones sobre las propiedades de Los Sauces SA. En este caso se de la hostería La Aldea del Chaltén ubicada sobre la avenida principal y que tiene las puertas cerradas por ampliación. Las tasadoras del Tribunal de Tasaciones Nacional llegaron pasado el mediodía a esta localidad, pasaron por las dependencias de la Gendarmería Nacional, -la fuerza que en esta oportunidad acompaña los operativos- y luego estuvieron en la Dirección de Obras Públicas que funciona en el edificio del terminal de ómnibus. Allí requirieron información en relación a la obra en tanto que ahora se encuentran en la sede municipal, antes de dirigirse a la hostería. Las tasaciones fueron ordenadas en el marco de la causa judicial que investiga la actividad comercial de Los Sauces SA, una de las sociedades de la familia Kirchner que se dedica a la administración y alquiler de propiedades. La causa se origina luego que una denuncia de la diputada Margarita Stolbizer advirtiera que Báez y el empresario Cristóbal López eran los principales inquilinos de las diez propiedades de la sociedad. Sobre las diez propiedades de la sociedad anónima, se ordenó la tasación de cinco de las siete propiedades que tiene en Santa Cruz. En su derrotero de adquirir inmuebles, el 7 de abril de 2009 Los Sauces compró una parcela de 1.961 metros sobre la avenida principal de la localidad de El Chaltén, allí donde se erige la hostería de montaña La Aldea de El Chaltén. La operatoria quedó registrada en el informe de dominio 3645 al que accedió LA NACION y por el cual se declaró la suma de $200 mil. La Aldea es parte de los hoteles que fueron administrados por Valle Mitre, -la gerenciadora de Báez- que tuvo a su cargo los Kirchner hasta agosto de 2013 y luego pasó a ser administrada por Idea SA, al igual que los hoteles Alto Calafate y Las Dunas de los Kirchner, en El Calafate. Idea SA fue fundada por el ex gobernador Carlos Sancho y socio comercial de Máximo en la inmobiliaria, pero cuya cara visible hoy es Osvaldo Sanfelice, el asesor inmobiliario por excelencia de la ex familia presidencial. De acuerdo a las declaraciones comerciales de la La Aldea de El Chaltén SA, Martín y Lázaro Báez serían los dueños de la sociedad propietaria del fondo de comercio. Sin embargo la sociedad fue fundada por dos hombres que también estuvieron vinulados a los Kirchner: Adrian Berni y Leandro Albornoz. El primero integró el directorio de Hotesur en los primeros tiempos, el otro es el escribano de confianza de la familia, cuya escribanía en Río Gallegos fue allanada este año.