051edb63-1b89-4b9a-8aef-8d93e48fd5de

Monjas de una congregación de la Diócesis local en la protesta del jueves

RÍO GALLEGOS.- Con un mensaje conciliador aunque con con críticas al gobierno, el obispo Miguel D´Annibale expresó que en Santa Cruz «hay sectores postergados de la sociedad que se ven excluidos», y citando al Papa Francisco, señala que «comienzan a ser parte de la ´cultura del descarte´.  Advirtió que «los reclamos continúan y se acrecientan». en su mayoría, descree de todo lo que se le presenta», y que esta percepción anida en “una falta de una información clara de lo que sucede” y en “una creciente desesperanza”. A través de un comunicado dijo que  «la mayoría descree de todo lo que se le presenta, y cuestionó la «falta de información clara de lo que sucede». Cita al Papa Francisco cuando en 2013 dijo, «en muchos lugares del mundo, las ciudades son escenario de protestas masivas, donde miles de habitantes reclaman libertad, participación, justicia, y diversas reivindicaciones que, si no son adecuadamente interpretadas, no podrán acallarse por la fuerza», a lo que monseñor D´Annibale agrega: «lo que cita el papa en general, lo estamos viviendo en nuestra provincia», compara. Describe que en la comunidad de Santa Cruz hay «enojo, angustia, dolor y una creciente desesperanza». Alude a que «la falta de pagos de los sueldos en tiempo y forma a jubilados y activos provinciales está ocupando hoy el primer lugar en el conflicto, unido a una falta de información clara sobre lo que sucede», y en uno de los pasajes más duros del comunicado D´Annibale señala: «Hay sectores postergados de la sociedad que se ven excluidos. Comienzan a ser parte de la ´cultura del descarte´a la que tantas veces se refiere el Papa», expresa el documento. D´Annibale recordó otro mensaje del Papa Francisco,  «Si el clamor del pueblo no es escuchado por quienes deben dar respuesta se genera un conflicto de partes. El conflicto no puede ser ignorado o disimulado. Ha de ser asumido», citó palabras del sumo pontífice. Pidió abrir el diálogo y rechazó la violencia En su segunda expresión pública sobre el conflicto que vive Santa Cruz, la primera fue luego de visitar a los jubilados que reclaman en la Caja de Previsión y de reunirse con Ariel Ivovich,  el obispo apunta a la responsabilidad del gobierno, «Asumir el conflicto es tomar conciencia que es necesario abrir más y más el diálogo, que hay queconvocar a las partes de este conflicto, sentarse alrededor de la mesa, exponer la verdad de los hechos y buscar unidos un camino para reconstruir lo dañado», expresa. En otro de los pasajes del documento D´Annibale se refiere a los incidentes frente a la residencia de la gobernadora que terminó en una dura represión policial, «Rechazamos una vez más toda violencia, proveniente de cualquier sector, para que prime la unidad y la solidaridad», sostuvo. Hace diez años el obispo Romanín acompañó los reclamos de la sociedad En 2017 el entonces obispo Juan Carlos Romanín se puso al frente del reclamo de docentes y estatales en medio de la primera gran crisis que vivió Santa Cruz.  Su presencia fue clave para avanzar en una resolución, aunque su exposición le generó un alto costo político dentro de la iglesia y críticas desde el kirchnerismo. Una docena de curas con fuertes vínculos políticos con el kirchnerismo, cuestionaron ante el nuncio apostólico la actuación de Romanín al punto de lograr su desplazamiento de la diócesis local. Convocatoria a orar En el mismo documento que fija la posición de la iglesia sobre la crisis de Santa Cruz, desde el Obispado convocan «a los fieles católicos y a todas las confesiones religiosas a un momento de oración por la solución de este conflicto el sábado 29 de abril a las 19:30 en la puerta de la Catedral.