Confe StoesselRÍO GALLEGOS.- Sin minimizar las consecuencias materiales y políticas del incendio en su oficina pero remarcando la preocupación por el contexto en que se produjo, el vocal del Tribunal de Cuentas, dr Javier Stoessel, señaló: «No estoy diciendo que fue intencional, sino que todo el deterioro y la desconfianza es tan grande que no podemos dejar de analizarlos en esos términos», enfatizó. Hizo hincapié en la falta de credibilidad en los poderes del estado y en funcionarios provinciales, «y la credibilidad del Poder Judicial también esta muy deteriorada», sostuvo Stoessel. Agregó que antes de emitir juicio sobre las causas y responsabilidades del incendio que produjo daños en muebles y equipamiento de su oficina, «Me gustaría esperar a que dice la pericia. La pericia puede arrojar distintos elementos», manifestó, e insistió,  «Pero lo cierto es si la gente va a creer los resultados de esa pericia». El dr Stoessel llevó adelante una investigación desde el Tribunal de Cuentas que detectó irregularidades en la contratación de la empresa Panel Tech, por parte del Ministerio de Salud provincial, a pesar de que la firma aún no contaba con inscripción en la DGI, ni registraba empleados. La suma implicada en la contratación directa es de $40 millones, situación que derivó un una denuncia penal que realizó el Tribunal de Cuentas, contra Rocío García, y el subsecretario de Administración, Marcelo Bersanelli. Oficina quemadaEl vocal expresó que no todos los vocales acompañaron la denuncia,  «pese a todos los elementos de prueba que existían». En la conferencia de prensa brindada junto al Diputado Eduardo Costa, y dirigentes de Cambiemos, el dr Stoessel, recordó otro episodio de características similares ocurridas en Pico Truncado. «Hace 15 días ingresaron a la oficina del estudio del dr Lucas Chacón, y le robaron documentación» refirió Stoessel. Señaló que el dr Chacón días atrás del robo, » había denunciado a la Fundación Pensar Santa Cruz», que involucra a altos funcionarios provinciales. También apuntó el caso del dirigente del gremio de empleados judiciales, Juan José Ortega, «lo denunciaron por sedición y lo único que hizo fue ponerse en medio entre la gente y la policía, para intentar calmar los ánimos»,  y ratificó que el incidente en su oficina, «sucede en este contexto», en alusión a la situación de tensión social que vive la provincia. Acusó presiones y pidió al gobierno que garantice la seguridad de los empleados del TC En cuanto a su tarea en el organismo de contralor que asumió en noviembre Stoessel recalcó que reciben presiones, «No es que lo hacemos sin presiones», y destacó que sus colaboradores y los empleados del TC «que está trabajando y pone la cara, los auditores, reciben presiones y sugerencias», detalló. Agregó que esas presiones también recaían sobre él, «Ayer mismo durante la mañana se me acusaba de frenar los subsidios a la UOCRA y a la Fundación Santa Cruz Sustentable. Estamos investigando y mirando que los pagos se hagan conforme a la ley y llegue donde tiene que llegar», sostuvo. El letrado relató que las presiones que reciben, «hacen peligrar la seguridad mía y de los que trabajan conmigo. Yo he escuchado audios donde dicen «vayan a quemarle cubiertas al vocal de la minoría del Tribunal que es el que esta pagando los pagos, esas son las condiciones que trabajamos», denunció el vocal por la minoría.