Alicia escucha a Macri

Alicia escucha a Macri.

BUENOS AIRES.- La gobernadora participó hoy de la convocatoria a un acuerdo social que lanzó el presidente Macri, donde habló de equilibrio fiscal, calidad institucional, jerarquización del empleo público y reforma previsional. Más temprano la mandataria también se reunió con el ministro del interior, Rogelio Frigerio, por la necesidad de fondos para Santa Cruz. Alicia Kirchner se mostró adusta durante el encuentro realizado en el CCK del que participaron además de gobernadores, sindicalistas, y empresarios. Los temas que allí se abordaron no son desconocidos a la administración provincial que atraviesa una crisis sin precedentes,  con un desorden en sus cuentas públicas,  sueldos estatales congelados hace más de un año y pagados fuera de término, un déficit de 7 mil millones de pesos y un endeudamiento de otros siete mil, y con el sistema previsional amenazado con reformas y ajustes. El presidente Macri habló de la necesidad de terminar con un estado ineficiente, aumentar la recaudación, dar mayor transparencia y calidad a las instituciones, y terminar con las jubilaciones de privilegio. Alicia Kirchner seguía atenta las palabras presidenciales, en Santa Cruz la ley de acceso a la información aún espera que sea reglamentada por el Ejecutivo. Necesidad de más fondos y prórroga del empréstito de 4.500 millones  Como parte de la agenda en Buenos Aires, la gobernadora se reunió con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio para tratar «las diferentes iniciativas que se están llevando adelante en torno a la situación financiera de la provincia», informó la oficina de prensa del gobierno provincial. Puntualmente Alicia Kirchner solicitó al ministro Frigerio el envío de la tercera cuota del crédito del Banco Nación de 750 millones de pesos,  «que se había destinado al pago del aguinaldo del mes de julio y aún no se hizo efectiva», difundió el gobierno. Otro de los puntos abordados en el ministerio del Interior fue la refinanciación de la deuda provincial,  «de la gestión anterior», aclara el parte de prensa oficial. Se trata de 4.500 millones de pesos que la provincia recibió en 2015 durante el gobierno de Daniel Peralta, que fueron remitidos a la provincia por la entonces presidenta, Cristina Fernández, como ayuda financiera para afrontar el pago de salarios estatales. En mayo de 2016 esos fondos fueron transformados en un empréstito por la legislatura con la mayorí  del Frente para la Victoria, sin respetar los dos tercios que manda la constitución provincial.  La oposición denunció por inconstitucional la ley y obtuvo dos fallos favorables. El préstamo debió comenzar a pagarse en enero de este año en 48 cuotas, pero la provincia logró prorrogar este plan de pago hasta enero de 2018. Trascendió que las autoridades provinciales intentarán una nueva prórroga del préstamo, que ayude a aliviar las cuentas provinciales.