EL CALAFATE.- El juez Carlos Narvarte procesó y confirmó la detención del profesor acusado de abuso contra un alumno de 5 años. Desazón entre los familiares y compañeros del acusado, que dudan del accionar judicial. «Le dieron prisión preventiva a mí hermano, queda preso», fue la escueta y única declaración de Facundo, hermano del docente acusado una vez que se conoció la sentencia. Quedará detenido en la comisaría Primera, hasta al menos una vez que culmine la feria judicial que comienza hoy y se extiende hasta el primer día hábil de febrero. El docente fue denunciado por la mamá del niño e inmediatamente el magistrado dispuso dos cámaras Gesell, ordenó allanamientos en la casa del profesor y la escuela, y lo detuvo tres días después. El maestro había recibido sendas muestras de solidaridad de parte de sus compañeros del colegio Upsala, donde cumple funciones, con dos marchas pidiendo un «proceso justo», y «pericias objetivas», entre otros reclamos. No solo entre los compañeros de trabajo y la familia del docente, sospechan de la imparcialidad del proceso judicial, y de las pericias realizadas, sino entre la comunidad de El Calafate donde el hecho adquirió lógica trascendencia entre sus veinte mil habitantes. No solo se conoce el caso sino también a sus protagonistas. Los familiares del acusado cuestionaron que la justicia haya indagado sobre la sexualidad de su hermano y presumen un sesgo de homofobia en esta acción.  Apelarán el fallo que confirmó el procesamiento y detención del acusado.