RÍO TURBIO.- Luego de que ayer el interventor de YCRT, Omar Zeidán, reconociera la «reestructuración de la empresa» que incluía retiros voluntarios y la disminución de cargos jerárquicos, los gremios confirmaron que simultáneamente más de doscientos trabajadores habían recibido telegramas de cesantía. A partir del recorte del presupuesto las autoridades buscan suprimir adicionales que no pueden pagar, como la Bae o los pasajes anuales a los empleados, y los sueldos de 160 mil pesos que perciben gerentes que no cumplen funciones. De acuerdo a información suministrada por YCRT  “Hoy, luego de 15 años, la empresa está en condiciones de sacar carbón de manera continua, y de ahí es que se le pidió a los gremios un marco de racionalidad para hacer sustentable una empresa que es 100% subsidiada y ejecutamos en 2016 un presupuesto de más de $ 6.400 millones para poder salir adelante”. Argumentan que por esta razón denunciaron los convenios colectivos de trabajo,  “para poder poner a la empresa en un marco de viabilidad, porque cuando ingresamos al yacimiento nos encontramos, y todo amparado por los gremios, con seis subgerentes de Explotación, pero en realidad la función la cumplía sólo uno, los demás habían sido con anterioridad, pero les seguían pagando como si estuvieran en funciones, y cobraban 160 mil pesos por mes por tareas que no cumplían, y eso es irracional”. Otro de los puntos que cuestionan desde la intervención es que una empresa «subsidiada por el estado porque no produce, pague seis pasajes anuales por familia o una bonificación por producción cuando no se hace, y así muchas decisiones que se tomaron que hicieron que la empresa sea inviable, y los gremios lo sabían”, aseguran. Los gremios advierten caos social  Los gremios que conforman la intersindical denunciaron que «se trata de 215 despidos» en el marco de la Disposición14/2018, de «reorganización y reestructuración interna» de la empresa. También sostuvo que “es irracional que una empresa que es totalmente subsidiada por el Estado, porque no produce, pague seis pasajes anuales por familia o una bonificación por producción cuando no se hace, y así muchas decisiones que se tomaron que hicieron que la empresa sea inviable, y los gremios lo sabían”. El sitio de noticias Patagonia Nexo publicó ayer que «cada trabajador que reciba esta notificación, podría aún solicitar el retiro voluntario, pero esa posibilidad no fue confirmada oficialmente». También se conoció ayer que además de los trabajadores que están siendo notificados del despido, hay otros 300 que ya se han acogido al retiro voluntario propuesto por la empresa.

Documento: Patagonia Nexo 

Mientras tanto los gremios alertaron sobre el «caos social» que se está produciendo en la cuenca por la ola de despidos, «son 215 familias», señaló Oscar Sánchez, secretario general del gremio que nuclea al personal superior. «Es preocupante este caos social que se está generando hoy en la comunidad porque empezamos con 500 y después van a venir más despidos”, advirtió el dirigente. Desde la intersindical denuncian que el «ajuste» dentro de la empresa es consecuencia de «más de 1000 millones de pesos que se recortó en el presupuesto 2018”. Apuntan al interventor, Omar Zeidán, “La verdad que es preocupante que el interventor por la radio dice una cosa y está mintiendo y está mintiendo a su comunidad. Nosotros siempre hemos estado abiertos al dialogo», aseguran. «Mil orejas» “No hay nada sorpresivo lo que está haciendo esta empresa nosotros sabíamos, pero descreíamos un poco de las ´mil orejas´ que se decía en su primer momento», graficó Oscar Sanchez en alusión a las prácticas de los militares contra los nativos en la llamada «conquista del desierto». El sindicalista agrega, «la verdad que hoy estamos diciendo que sí, que vienen por las “mil orejas”. Duele mucho decirlo pero nosotros hemos pasado momentos muy difícil y creemos que vamos peor que en década del 90”, comparó Sanchez.  «No estamos hablando de 500 trabajadores,  estamos hablando de 500 familias”, argumentó. Manifestó que “ahora quieren mentirles con el tema de la jubilación anticipada (…). La verdad que están haciendo todo, porque quieren vaciar este yacimiento y nosotros estamos predispuestos a hablar, y explicarle a nación que acá Rio Turbio y 28 de Noviembre, no tiene otra salida laboral”. La Adenda que los gremios rechazan Por su parte Luis Avendaño, secretario general de Luz y Fuerza Cuenca Carbonífera, se refirió a la adenda que pretende acordar la empresa YCRT a partir de la denuncia de los convenios colectivos. “La adenda busca suspender las BAE, los reintegros de pasajes, poner un tope al impuesto a las ganancias y por eso se comprometían a pagar las tres BAE adeudadas”, detalló. Reconoce que “nosotros en ningún momento le dijimos que no», a la firma del acuerdo pero que desde la empresa «Nunca nos llamaron a discutir absolutamente nada”, señaló Avendaño. Precisó que «ahora que el interventor dice que la solución al problema es precisamente la firma de esa adenda, públicamente le decimos que estamos dispuesto a firmar. Estamos dispuestos a sentarnos en la mesa de negociación, con tal de que se terminen los despidos. Queremos que se garantice la estabilidad laboral”, afirmó Luis Avendaño. Fuente: Patagonia Nexo