RIO GALLEGOS.- Inspectores de la Dirección de Comercio e Industria de la municipalidad continúan con las clausuras en el aeropuerto por falta de habilitación de los comercios que allí operan, y están bajo jurisdicción y control del municipio local. Kioscos, alquiler de autos, y hasta la confitería, fueron precintados con fajas de clausura. «No se trata de una cuestión de recaudar más sino de ser equitativos», manifestó el director de Comercio, Miguel Dabraccio, «si no, no puede ir a un comercio que está en un barrio a exigirle nada, si en estos lugares no exijo igual», indicó. Relató que las clausuras vienen precedidas de muchos intentos de acercar a los responsables de los negocios a regularizar la situación:  «desde el año 2016 cuando nos constituimos en el área del aeropuerto, que se halla en el ejido municipal. En ese momento se los emplazó, el año pasado nuevamente se habló con el administrador de Aeropuertos 2000, y este año se lo convocó a una reunión con las autoridades municipales. Lamentablemente el señor administrador ni canceló la reunión, ni vino, a pesar de que se había pautado fecha, hora, y lugar de la reunión», detalló Miguel Dabraccio. Aclaró que de los cinco locales comerciales que operan en el aeropuerto,  «los únicos que vinieron, fueron los responsables de la confitería», los que «lamentablemente, si no tienen habilitación se procede a clausurarlos sin emplazamiento previo, dado que comercializan productos comestibles o bebidas». El funcionario agregó que si bien la confitería «tiene constancias de algunas inspecciones de bromatología de Salud de nación, hace dos años que no actualizan estas inspecciones», señaló Dabracio, quien remarcó «estoy seguro por lo que me muestran ellos que no es su culpa, que no los hayan inspeccionado», y calificó el estado general de la confitería del aeropuerto como, «impecable». ¿Hasta cuándo permanecerá clausurado los locales? Dabraccio explicó que a partir de la clausura, el trámite pasa a manos del juez de faltas municipal, quien analizará el caso y emitirá la resolución correspondiente.. La semana pasada la Dirección de Comercio ya había clausurado la casilla que operaba el cobro del estacionamiento, la que aún permanece cerrada que era explotada por la firma Negocios Patagonicos, SA, vinculada a Osvaldo Sanfelice y no hay lugar donde enviar las notificaciones. Miguel D’Abbraccio citó un fallo de la Justicia Federal de un juez de Bariloche que confirmó que «la comuna tiene potestad de cobrar la tasas y habilitaciones en locales de la terminal portuaria de Aeropuertos Argentina 2000».