RÍO GALLEGOS.- Finalmente los gremios que representan a trabajadores de la ex ley 591, aceptaron el aumento que ofreció el gobierno de una suma fija de 2 mil pesos, más el incremento de asignaciones familiares, con tope. Estas sumas no incluye a los jubilados. «Nosotros como gremio priorizamos en este momento que toda la plata le llegue al bolsillo de los trabajadores, explicamos el porque, si el ítem es en blanco, sufriría descuento por parte del Poder Ejecutivo (CPS y CSS)», fue el argumento del representante de UPCN que consta en el acta firmada ayer al término de la paritaria. La propuesta había sido rechazada hace dos semanas por la mayoría de los gremios, pero en la reanudación de las negociaciones y luego de «asambleas de base», finalmente APAP, UPCN, y ATE, aceptaron las sumas en negro y poner tope a las asignaciones por hijo. En las paritarias de ayer entre el Ejecutivo y los gremios ATE, UPCN, y APAP, el gobierno ratificó la oferta de $2 mil no remunerativos (La anterior era de $1.500) más un aumento de las asignaciones familiares del 100%, aunque solo para las categorías más bajas del escalafón.   Originalmente los gremios reclamaban entre un 50 y un 60 por ciento de incremento. Los representantes del Ejecutivo rechazaron el pedido por la “difícil situación económica y financiera de la provincia», que atribuyó a que en marzo tiene que afrontar “obligaciones asumidas por anteriores gestiones, y la nuestra”, explicaron. La suma de dos mil pesos ofrecida tiene carácter no remunerativo, no adiciona al básico por lo tanto no aporta al sistema de seguridad social, Caja de Servicios Sociales, y Caja de Previsión, una modalidad salarial que el kirchnerismo aplicó entre 1991 y 2007,  provocando un fuerte desequilibrio del sistema jubilatorio provincial.
Aumentarán la asignación por hijo pero solo para quienes perciban hasta 24 mil pesos.
En cuanto a la suba de las asignaciones familiares por hijo, se abonará un aumento del 100%  para las categorías de la 10 a la 24, y del 70% para quienes ganen hasta $ 24.000. Quienes cobren por encima de ese monto, no tendrán mejoras en la asignación por hijo. El monto que paga la provincia por este beneficio  está congelado desde hace tres años y está retrasado en un 60 % con los montos que paga el Anses para los trabajadores que dependen del estado nacional, y del sector privado.
Finalmente el gobierno ofreció unificar los montos que abona por título secundario de 3 años y 5 años de estudio.  “Como una forma de reconocer e incentivar a los trabajadores que hacen el esfuerzo de culminar sus estudios”, argumentó la ministro Claudia Martínez.