GOBERNADOR GREGORES.- El Vicegobernador Pablo Gonzalez se refirió al ajuste que lleva adelante la provincia en el marco del pacto fiscal acordado con nación, no obstante aseguró  “no vamos a despedir empleados públicos, no vamos a entregar la Caja de Previsión Social y no vamos a rebajar el sueldo a nuestros jubilados». Lo hizo en durante el acto central por el 96 aniversario de esta localidad. González presidió los actos en reemplazo de la gobernadora quien ayer en Buenos Aires acordó un préstamo puente de 350 millones de pesos para completar el pago de salarios de febrero a estatales. “Tenemos en claro tres cosas: no vamos a despedir empleados públicos, no vamos a entregar la Caja de Previsión Social y no vamos a rebajar el sueldo a nuestros jubilados», prometió el vicegobernador González. Cabe consignar que en la paritaria de la administración central, el gobierno pactó con los gremios ATE, APAP, y UPCN, un aumento no remunerativo que excluyó a los jubilados, y el espíritu de la movilidad salarial. El vicegobernador señaló que no quería que en la provincia «haya gente que se quede sin trabajo, cierre de comercios, que se den de baja las obras como hospitales, rutas, y acueductos», detalló en su mensaje crítico al gobierno nacional. Pidió poner en marcha Usina Térmica de Río Turbio, y a las autoridades nacionales, «la reincorporación  de los trabajadores despedidos», asegurando que están realizando gestiones en ese sentido. El titular del Poder Legislativo destacó «el esfuerzo de todos los santacruceños para cumplir la meta de responsabilidad fiscal», que firmara el gobierno provincial con nación en diciembre comprometiéndose a ajustar las cuentas públicas y equilibrar el presupuesto en la planta de personal. González explicó que la provincia se ve afectada por el «modelo hidrocarburífero que ha priorizado la importación y ha bajando la producción lo cual ha tenido una directa incidencia en las arcas de la provincia con una caída en regalías del 65.63%”, resumió.