RÍO GALLEGOS.- Con motivo de conmemorarse el Día Mundial de la Salud, los profesionales de la salud nucleados en APROSA le piden a la gobernadora Alicia Kirchne «que reflexione sobre las deficiencias en la salud pública». Falta de profesionales, sueldos congelados, «arreglos individuales» por fuera de la ley, demora en la compra de equipamiento, y una obra social que «va camino a extinguirse», son entre otros, los puntos que reclaman a la mandataria. En el documento emitido por la asociación sindical, denuncian asimetrías entre los trabajadores de la salud pública de diferentes localidades,  «si comparamos los sueldos de quienes se desempeñan en el Hospital Samic de El Calafate, donde en igualdad de tarea casi se triplican los haberes si se lo compara con lo que se percibe a nivel provincial», argumentan.   El documento completo Este 7 de abril se celebra a nivel mundial el «día de la salud» por lo que desde el gremio le solicitaron a la mandataria provincial y su ministra que analicen las carencias y las falta de soluciones en su gestión a los distintos problemas que siguen sin ser resueltos. El Día Mundial de la Salud es en realidad una campaña en la que se invita a todas las personas a prestar atención especial a la salud con repercusiones en todo el planeta. Asimismo, se conmemora la creación de la organización mundial de la salud (OMS) que tiene vigencia desde 1948 y que este año, busca imponer como eje, la Cobertura Universal de Salud», como si fuera una solución mágica para resolver esta crisis y de la cuál, es más un problema que un remedio, porque en su análisis, deja en claro que en el fondo es un negocio de ganancias inimaginables, donde prima el mercado y las grandes corporaciones, que buscan que los estados, no puedan fortalecer un sistema público de salud, gratuito y universal para todos. Por ello, desde APROSA, y teniendo en cuenta que «ese día será un momento clave para debatir y analizar» el estado de situación de la salud pública en cada estado, le piden a la gobernadora «Alicia Kirchner» que se reúna con su ministra «Rocío García» y equipo de trabajo, para «hacer una autocrítica y preguntarse porqué no se resuelven los principales problemas» del área y que marcan claramente que existe «una lejanía del ejecutivo en atender las falencias» que son cruciales y que perjudican a las organizaciones hospitalarias y los centros de salud en la provincia. Bajo este criterio, la lupa también se debería poner sobre quienes hoy están al frente de los los nosocomios, ya que nadie se explica cómo y porqué se producen algunos «arreglos económicos individuales» que son extraparitarios y por fuera de la ley, con «metodologías de contratación y orígenes de fondos desconocidos» y en un contexto donde los derechos y las condiciones laborales quedan vulneradas Sin tomar nota el ejecutivo de lo que verdaderamente sucede e incumpliendo en la actualidad con muchos puntos de paritarias ya rubricadas, el gremio de los profesionales de salud, en su iniciativa por recorrer cada punto de santa cruz, visitando lugares de trabajo y dialogando con los trabajadores, ha dado muestra del «enorme retroceso que sigue afrontando este sistema de salud público» y porque no, de las marcadas asimetrías que se generan entre las diferentes latitudes de Santa Cruz, como si existieran vecinos de primera o de segunda clase, o profesionales de la salud de ambas categorías, si comparamos los sueldos de quienes se desempeñan en el Hospital Samic de El Calafate, donde en igualdad de tarea casi se triplican los haberes si se lo compara con lo que se percibe a nivel provincial. En virtud de esta falta de sensibilidad que tiene la gobernadora, APROSA se pregunta cómo es que en el año 2018, este gobierno no avizora muestras de cambio, ni invierta en recursos humanos y en cuestiones que son claves dentro del funcionamiento de cualquier hospital, por ejemplo, acelerando los procesos administrativos para la compra de equipamientos que son requeridos desde hace mucho tiempo y que hoy, no solamente ponen en riesgo la tarea de los pocos profesionales que van quedando, sino, fundamentalmente, la vida de las personas. En un año que parece ser igual al anterior, este gobierno por segunda vez consecutiva intenta nuevamente congelar los sueldos de los profesionales de la salud pública, cómo si eso fuese una victoria o un logro de tener «trabajadores y profesionales formados y altamente capacitados, que no logran afrontar la canasta básica familiar», expulsándolos del sistema y vaciando, de esta manera, los servicios y las prestaciones de cualquier nosocomio. En función de ello, es que para APROSA, la gobernadora debe dejar los «parches de lado» y abandonar la improvisación» para dar paso, a una planificación en materia salarial para todos profesionales de la salud, bajo condiciones consensuadas con los gremios y no, en negociaciones donde priman los intereses personales y que se dan por fuera de los ámbitos institucionales. Asimismo, este 7 de abril será una buena oportunidad para que la gobernadora de por terminada la intervención y se proponga acabar con el penoso funcionamiento de la caja de servicios sociales, que está dejando huérfanos a miles de trabajadores estatales, que se sienten estafados porque todos los meses aportan para una obra social que todos los días va camino en extinguirse. Por último desde APROSA, invitaron a la gobernadora a reflexionar en profundidad y a sentarse arriba de los problemas, porque la salud pública no merece especulaciones sino soluciones reales para cuidar a los santacruceños y para que nuevos trabajadores puedan confiar en un modelo que los cobije y así aportar para levantar el modelo de salud pública de Santa Cruz.