CALETA OLIVIA.- Una resolución firmada por la presidenta del Consejo de Educación, exigiendo una autorización previa, fue la razón esgrimida por las autoridades de la Escuela de Biología para impedirle al senador Eduardo Costa visitar el establecimiento. «Ellos sienten que las escuelas son de ellos y no de la gente» ,señaló el legislador. Según Costa, los motivos de su visita a la Escuela de Biología Marina y Laboratorista N° 1 “Atlántico del Sur”, fue a requerimiento de padres quienes le pidieron que se acerque al establecimiento para reunirse con docentes y autoridades de la institución «y conocer las necesidades del establecimiento y ver así como poder llevar el reclamo a las autoridades nacionales», explicó. En principio desde la escuela le habían confirmado a sus asesores la visita, pero minutos después, le avisaron que no podían recibirlo, que la nota 019.CPC/18 firmada por la presidenta de Consejo Provincial de Educación, CPE, María Cecilia Velázquez, establecía que para visitar cualquier escuela, debía solicitarse autorización previa al Consejo. “Lo que me pasó a mí es la institucionalización de la apropiación del Estado”, afirmó el senador santacruceño ante la consulta de LA NACION. “Esto forma parte de la lógica del poder del kirchnerismo, ellos sienten que las escuelas son de ellos y no de la gente. Sienten que el Estado es de ellos, aunque no sienten algo moral por el choreo que hicieron en Santa Cruz”, afirmó Costa, quien por estos días recorre Caleta Olivia. La nota del CPE está fechada el 2 de febrero y establece que cualquier persona “ajena al CPE e IDUV (Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda) que quiera hacer un relevamiento institucional” deberá realizar un “pedido formal respetando la vía jerárquica del Consejo Provincial de Educación”. La nota fue elevada a los directores Provinciales de Nivel y Modalidad de toda la provincia. “La filosofía es “esto es nuestro, el estado es nuestro”, la sensación es que trata de intrusos a todos aquellos que no son K”, opina el senador que ante la negativa del director y el riesgo que termine sancionado, decidió no ir. “Yo quería hablar con él, con los docentes y saber que necesitaban, para poder interceder ante el estado nacional”, se lamentó Costa.