RÍO GALLEGOS.- El ministro de Economía, Ignacio Perincioli, reveló que cuando asumió Alicia Kirchner la provincia le debía a la distribuidora de energía, Cammesa, 600 millones de pesos acumulados durante 70 meses de la gestión anterior. No obstante reconoció que desde 2015 tampoco se le pagó a Cammesa, y afirmó que a raíz de la cautelar que frenó los aumentos SPSE se vio obligada a realizar un «rediseño» para poder «adecuar las tarifas» que pagan los usuarios a los nuevos costos que estableció la empresa distribuidora de la energía. En una declaración con un fuerte sinceramiento sobre los costos de la energía en la que cargó responsabilidades al ex gobernador Daniel Peralta, el ministro de Economía afirmó, “Cuando asumimos, la Provincia le debía 70 meses a Cammesa”, por lo cual la gestión de Alicia Kirchner debió refinanciar cerca de 600 millones de pesos con la distribuidora.  Detalló que “existe una segunda etapa de la deuda, que corresponde al periodo 2016 – 2017, en donde surgen los veintidós meses que públicamente nos reclamaron desde Nación”, sostuvo. Sin embargo durante ese período en el que la provincia no desembolsó un solo peso por el costo del transporte de energía,  SPSE aplicó un fuerte incremento en las tarifas por energía, agua, y cloacas, de hasta un mil por ciento.  Perincioli justificó el tarifazo aplicado a los usuarios, «cuando la Provincia se encontró con los nuevos valores de Cammesa, una medida cautelar frenó el nuevo cuadro tarifario, que SPSE tuvo que diseñar para adecuarse a esos costos», afirmó, reconociendo que si bien SPSE dio marcha atrás con el tarifazo por orden del juez Antonio Andrade, no obstante aplicó nuevos aumentos, modificando la estructura de cálculo de las tarifas por el consumo de los servicios. La refinanciación El funcionario explicó que el acuerdo se logró «después de una fuerte negociación» con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (Cammesa), que resultó inevitable «frente a la magnitud de la deuda que acumuló la Provincia durante la gestión anterior», del gobernador Daniel Peralta. Cuando asumió Alicia Kirchner, el 10 de diciembre de 2015, el monto de capital de la deuda con Cammesa era de $256.060.415. La Provincia tenía un retraso de casi seis años, y el registro de ese acumulado dice que la última vez que pagó, fue el 9 de mayo de año 2011. Esa deuda, de capital más intereses, terminó convirtiéndose en $559.009.815,80, que “hoy se están pagando regularmente y mensualmente por parte de SPSE, pero tengo que decir que cuando asumimos, la Provincia le debía setenta meses a Cammesa”, explicó el ministro de Economía, Finanzas e Infraestructura, Ignacio Perincioli. “La Provincia primero se encuentra con una deuda fenomenal de parte de la gestión anterior, entre diciembre de 2015 y abril de 2016, fuimos pagando como pudimos y después nos enfrentamos a la quita sistemática de los subsidios a la energía, que fueron una decisión política del Gobierno Nacional, y que significaron un aumento del 1.225 por ciento. Nosotros pagábamos 5.000.000 por la energía, y pasamos a pagar a 67.000.000” aclaró el titular de la cartera económica de Santa Cruz. Por otra parte, cuando la Provincia se encontró con los nuevos valores de Cammesa, una medida cautelar frenó el nuevo cuadro tarifario, que SPSE tuvo que diseñar para adecuarse a esos costos. “La Provincia nunca trasladó a los usuarios la totalidad de los costos de la Energía. Eso hubiese sido lo más fácil y nos hubiese permitido ponernos al día en un minuto con Cammesa” dijo luego Perincioli, celebrando que “hoy vemos que quienes fueron a la Justicia para frenar el cuadro tarifario, e incluso los diputados, reconocen que los aumentos son una imposición del Gobierno de Cambiemos”. En este sentido, Perincioli puso en discusión un punto clave y perjudicial para el despacho de la energía eléctrica a santa Cruz: el transporte. Y es que el Ministerio de Energía, que conduce Juan José Aranguren, habilitó a Cammesa a aumentar el costo del transporte de la energía, que pasó de $300.000 a $8.000.000 por mes. “Eso se resolvió, de un día para el otro, en marzo del año pasado. Para nosotros ahora el transporte tiene una incidencia del 25 por ciento en la facturación y para Buenos Aires, por ejemplo, de apenas el 2 por ciento, y ¿a quién le convino?, bueno, habría que ver quiénes son los dueños de las empresas que se encargan de hacernos llegar la energía” sugirió. Por eso, “cuando se nos acusa de generar aumentos indiscriminados o de no pagar, yo digo que el Gobierno de Alicia Kirchner hace un esfuerzo enorme en un contexto político centralista, como hacía mucho no se veía en la Argentina”.