RÍO GALLEGOS.- La Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería confirmó el fallo de primera instancia que declaró la nulidad de la resolución 2575/17 y el acuerdo 013/18- del Consejo de Educación, por el cual se suprimían cerca de doscientos cargos docentes. Con la firma del dr Enrique Arenillas, la Cámara ordena al Consejo de Educación se abstenga de aplicar la controvertida medida, y suspenda sus efectos. Cabe recordar que la decisión adoptada por las autoridades del Consejo dejaba sin sus cargos a unos doscientos docentes. En el fallo de primera instancia que ahora quedó en firme, el juez Francisco Marinkovich hacía hincapié en el hecho de que «se encuentren en juego derechos de naturaleza -en amplio sentido- laboral, por lo que cuentan con protección preferente de nuestro sistema constitucional», y declaró la nulidad de las medidas dispuestas por el Consejo de Educación con la firma de su presidenta, Cecilia Velázquez. a Según expresó el gremio docente, la  resolución del CPE de fecha del 28 de diciembre que se conoció el 1 de febrero, días antes del reinicio de las actividades en las escuelas,  “Desconocen los acuerdos paritarios donde se había logrado mantener los cargos de aquellos docentes cuyos roles desaparecían al pasar del esquema de Educación General Básica 3 al tradicional Secundario”, explicó en ese momento el secretario general de ADOSAC, Pedro Cormack. El dirigente señalaba que se trataba de “una reducción de sueldo en algunos casos, y en otros quedar sin trabajo. Quienes vuelvan a sus horas ocuparan el lugar de quienes los reemplazaban que quedaran sin trabajo. Estamos frente a por lo menos, 200 despidos. Es el achique del estado a partir de despidos en Educación”, enfatizaba. Por este motivo desde el gremio impulsaron una presentación judicial que ya logró dos instancias favorables en la justicia. Hoy la Adosac emitió un comunicado en el que expresan que el gremio  «continuará luchando por la defensa de todos los puestos de trabajo del sector docente con la misma determinación y fortaleza, con las cuales, enfrentamos también, la persecución política a nuestro sindicato y el intento sistemático de congelar nuestro salario con el ingenuo propósito de lograr ´disciplinarnos´», afirmaron.