PICO TRUNCADO.- Por orden de la Defensoría del Menor y a raíz de una presentación judicial del gobierno, hoy se dictan clases en esta localidad luego de diez días de conflicto que impidieron el inicio formal del calendario escolar. El foco del conflicto es la falta de pago de sueldos del personal de limpieza, quienes el viernes se reunieron con el vicegobernador y hoy serán recibidos por Alicia Kirchner. Padres autoconvocados se reunieron con el vocal Miguel Piloñeta. La Justicia hizo lugar a un recurso de amparo que interpuso la Defensoría del Menor y una medida autosatisfactiva que solicitó el Ministerio de Desarrollo Social como autoridad de aplicación de la Ley N° 26.061 de Protección Integral de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes. El viernes el vicegobernador, Pablo González, recibió en su despacho a una representación de auxiliares de limpieza quienes realizan medidas de fuerza en reclamo  del pago de dos meses de sueldo, y la regularización de su situación laboral. Las auxiliares mantienen un vínculo tercerizado con el estado provincial, quien les abona un sueldo a través de la Comisión de Fomento de Koluel Kaike, el que hace dos meses no recibe los fondos para afrontar los pagos. El domingo les comunicaron a las auxiliares que hoy lunes a las 6 de la tarde serán recibidos por la gobernadora Alicia Kirchner.  Para ello volverán a viajar nuevamente hasta la capital provincial, esta vez con colectivos provistos por el municipio.  El vocal Miguel Piloñeta viajó a reunirse con padres y auxiliares  Ante la crisis que impidió el inicio de clases, el vocal Miguel Piloñeta se trasladó hasta Truncado para mantener reuniones con los sectores en conflicto,  «Dialogando podemos llegar a entendimiento», señaló Piloñeta al tiempo que lamentó  «hay soluciones que yo no puedo dar, pero me he comprometido a gestionar para buscar una salida a la problemática», aseguró. Uno de los cuestionamientos que le hicieron padres y auxiliares a Piloñeta, fue la falta de presencia de funcionarios de Educación en la locadlidad, «son cinco vocales y vino uno solo», cuestionó uno de los padres. El vocal le transmitió a los padres que la presidenta del CPE le había asegurado que «ya se había abonado un mes de sueldo adeudado a las auxiliares, y que entre hoy y mañana se le estaría abonando otro mes», afirmó. Sin embargo hasta las primeras horas de la mañana las auxiliares aún no habían cobrado. EL gobierno solo destina el 5% de los fondos disponibles para infraestructura Consultado sobre el presupuesto de Educación, Piloñeta apuntó a la falta de recursos para atender la problemática edilica. Si bien el vocal dijo que «no había accedido al presupuesto», aseguró tener conocimiento de que «se gastan 600 millones de pesos en sueldos. Y hay un presupuesto de 200 millones al año para infra estructura que provienen del 3% de las regalías hidrocarburífera,  esa plata lamentablemente no se ha invertido en escuelas, sólo un 5% «, detalló Piloñeta. La queja de los padres: «La gobernadora inaugura un colegio donde no hay clases» Durante la reunión con el vocal Piloñeta los padres preguntaron, «por qué las auxiliares tienen que estar empleadas en negro», y pidieron por la normalización de la relación laboral de las trabajadoras. Omar Cabrea, uno de los padres autoconvocados señaló que los funcionarios provinciales, «Hacen como que recién se enteran, la señora gobernadora viene a inaugurar un colegio, y no hay clases», cuestionó.  «Inauguran un colegio pero no refaccionan el resto, estamos en el 85 donde se puede ver que las paredes están todas rajadas», graficó el padre. Agregó que «acá hay un problema más político que otra cosa y nosotros le pedimos respuestas», indicó Cabrera. Criticó la falta de clases, «En Truncado hace dos años que los chicos no tienen clases, somos fieles testigos de que entre ellos mismos no se hablan» dijo en relación a las autoridades provinciales y las del municipio. «Siguen faltando el respeto a todo el mundo, a los padres y a los niños», concluyó Omar Cabrera. Por su parte la diputada por el pueblo Viviana Martínez, señaló que la solución al conflicto «es responsabilidad del municipio y la provincia, y que si se deben plata entre ambos, pueden conciliar las deudas». *Con la colaboración de Ricardo Lluis