EL CALAFATE.- Empresarios y comerciantes vinculados al turismo emitieron un documento en el que describen «una situación difícil de sobrellevar» para el sector, a partir de la disminución de la conectividad aérea.  Piden al estado nacional una serie de medidas tendientes a sostener el turismo «todo el año», y garantizar las fuentes de empleo en la temporada baja «para lograr un mínimo de 50 % de ocupación mes». Aseguran que «En los últimos 2 años disminuyó en un 16%  la frecuencia de vuelos hacia El Calafate, y la cantidad de pasajeros bajó en un 4%. Con una detallada descripción de la evolución del turismo en El Calafate a partir de la inauguración del aeropuerto internacional en 2001, y ante la merma de la actividad en los últimos dos años, la Cámara que nuclea a comerciantes y empresarios hoteleros, gastronómicos y de turismo, propone una serie de medidas para sostener el turismo durante la temporada baja entre abril y septiembre. Desde el sector destacan que «La responsabilidad primera de generar la demanda, es de El Calafate, acompañado por sus socios estratégicos (Líneas Aéreas, Parques), y lógicamente, por nuestros prestadores de servicios ´que ya hacen un extremado esfuerzo, al mantener sus prestaciones en estos meses inviables´», señala el documento. Remarca que «A diferencia de otros destinos como los de la Costa, Calafate tiene recursos naturales para trabajar todo el año, y los paisajes andino-patagónicos poseen suficientes atractivos, tanto en el otoño, primavera e invierno, y llamativamente son temporadas con muchos menos visitantes». Sostienen que Aerolíneas Argentinas logró una mayor eficiencia en la ocupación, «pero las tarifas fueron más altas, por lo que nuestro destino resulta menos competitivo», indican. «El Calafate es extremadamente dependiente del transporte aéreo», recuerda el documento,  «especialmente desde Abril a Septiembre por razones climáticas que complica el acceso terrestre. En estos meses es mayor el % de turistas argentinos que extranjeros», agrega. Reconocen que desde el Ente Mixto «se está realizando una fuerte inversión, de cerca de 10 millones de pesos, para la promoción del destino en ámbitos nacionales e internacionales (el 80% se destinó a la baja temporada), y en la compra de pasajes a Córdoba a Aerolíneas Argentinas, para el mantenimiento de la ruta durante el período de otoño-invierno». Ante este panorama, desde la Cámara de hotelería, gastronomía, comercio, turismo, industria, y actividades afines, solicitan se contemple «una oferta de asientos aéreos, con tarifas competitivas, para estimular la demanda y aumentar la cantidad de visitantes en estos meses críticos». Piden «Abaratar las tarifas para los pasajeros nacionales, para incentivar el turismo nacional», y «a medida que los vuelos ofertados se completen, incorporar más frecuencias, que posibiliten, al menos, la mínima ocupación para un destino sostenible».

 Actualmente Calafate cuenta con 7.800 camas aproximadamente. La actividad turística es la que mueve la economía local

Calafate-Ushuaia Otro de los puntos de preocupación de los empresarios y comerciantes del sector es la disminución de frecuencia que conecta a EL Calafate con Ushuaia,  una ruta considerada la segunda en importancia, y que se sostuvo regularmente durante los últimos diez años. Destacan que según datos suministrados por London Supply «del total de los pasajeros embarcados de los últimos 5 años, los pasajeros que embarcaron a Ushuaia constituyen el 19%». Y que el movimiento hacia y desde Ushuaia, es de 330.000 pasajeros en todo el año, con una ocupación en 2017,  de un 69% y 71% en los dos tramos. Según la Cámara, «Los meses de menor ocupación son mayo, junio, julio, y agosto, entre un 35 y un 60%. «En los años analizados hubo prácticamente un vuelo por día», agregan. Proponen mantener una frecuencia de 3 ó 4 veces por semana de mayo a agosto.  «Se realizó una estimación, teniendo en cuenta la misma cantidad de pasajeros desde Mayo a Agosto de 2017, con 3 vuelos semanales donde se aprecia que de mantener la misma demanda, superaría la oferta». Por lo tanto consideran, «Si hiciéramos esta misma estimación con 4 frecuencias semanales se obtendría una ocupación entre el 62% y el 99%, incluso siendo superior la demanda a la oferta en el tramo Ushuaia-Calafate en los meses de Julio y Agosto». «Esto permitiría que los pasajeros que visitan Ushuaia, para la práctica de esquí puedan visitar también El Calafate», concluyen.