RÍO GALLEGOS.- La muerte del diseñador, Carlo Di Doménico, imprevistamente puso bajo sospecha al ex ministro de Economía de Santa Cruz, Juan Manuel Campillo, a raíz del pedido de una autopsia que realizó uno de los hijos del diseñador quien duda de la muerte por enfermedad de su padre. Campillo y Di Doménico contrajeron matrimonio en 2012. El ex hombre de confianza de Néstor Kirchner, en febrero fue denunciado por lavado, y recientemente el juez Ercolini lo imputó en la causa que investiga el direccionamiento de fondos de la obra pública en favor de Lázar Báez, a quien visitó en Ezeiza. «Gracias a todos en nombre de la familia», fueron las breves palabras de Campillo abordado por la prensa cuando se retiraba del Cementerio de La Chacarita. «Fue voluntad de él», respondió lacónico Campillo cuando le preguntaron por qué el diseñador había decidió recluirse durante un tiempo cuando ya se conocía que padecía Leucemia. Las miradas apuntan al ex ministro de Economía y ex titular de la ONCCA, a partir de que Stéfano Di Domenico, hijo del diseñador, apenas enterado de la muerte de su padre se presentó en la comisaría 53 de la Policía de la Ciudad, ubicada en el barrio porteño de Palermo, y radicó una denuncia para que se investigue el deceso. La justicia ordenó que no cremaran el cuerpo para que se le realice una autopsia que verifique las causas del deceso, ya que para sus hijos, Stéfano y Carla, el diseñador no habría muerto a raíz de la enfermedad que lo aquejaba. Las dudas surgen porque Di Doménico había desaparecido los últimos días y ni sus familiares ni amigos podían dar cuenta de su paradero. De allí surgió la hipótesis que indica que podría haber estado «retenido» contra su voluntad, y su esposo, Juan Manuel Campillo, es el principal apuntado por la misteriosa ausencia de Carlo Di Doménico. Denuncia por lavado contra Campillo e inhibición de sus bienes En febrero, la abogada Florencia Arietto, conocida por su lucha contra las barras bravas de Independiente,  denunció a Juan Manuel Campillo y a su pareja, el modista Carlos Di Doménico, por los delitos de lavado de activos, evasión y administración fraudulenta.  La denuncia recayó en el juzgado federal de Julián Ercolini. La denuncia surge a instancias de ex empleados de Di Doménico,  quienes reclaman sus indemnizaciones luego del cierre del local de modas de calle Cerrito, quienes habrían comentado que en más de una ocasión fueron testigos de discusiones entre el diseñador y Campillo sobre supuestas cuentas en el exterior con dinero en negro proveniente de la corrupción de la obra pública. Según publicó el periodista Luis Gasulla, Los denunciantes solicitan que se investigue la titularidad de sociedades argentinas radicadas en las Islas Vírgenes, la República Oriental del Uruguay, Suiza y Andorra. Aseguran que la pareja adquirió una lujosa propiedad en la ciudad de Milán, Italia y que, posiblemente, sean los titulares de la sociedad Luz del Alma SA vinculado con otra propiedad en Punta Ballena, Uruguay. Más complicaciones para Campillo  El ex ministro Campillo, fue por muchos años el hombre de mayor confianza de Néstor Kirchner en el manejo de las finanzas provinciales. Uno de los hombres que más conocía el derrotero de los más de mil millones de dólares de las regalías de Santa Cruz que durante 9 años deambularon por bancos y financieras del exterior. En los noventa desde su puesto estratégico en la Hacienda provincial. Campillo fue sindicado como el responsable de abonarle certificaciones de obras con dinero en efectivo a la constructora Gotti Hermanos, cuando ésta estaba inhibida y embargada por un juicio que le inició una empresa con quien compartía sociedad. Hace una semana, también  el juez federal Julián Ercolini ordenó la inhibición general de los bienes de tres ex gobernadores de Santa Cruz, Sergio Acevedo, Carlos Sancho, y Daniel Peralta,  como así también de otros 36 imputados, entre los que está Juan Manuel Campillo, quien fue uno de los pocos ex funcionarios que visitó a Lázaro Báez en su prisión de Ezeiza. Es en la causa que investiga el direccionamiento de la obra pública en esa provincia a favor del detenido Lázaro Báez entre 2003 y 2015. La medida incluyó el “bloqueo al acceso a las cajas de seguridad que pudieran registrar a su nombre”, según la resolución judicial. Video: Las palabras de Campillo en el cementerio de La Chacarita