RÍO GALLEGOS.-  El obispo Miguel D´Annibale se despidió de la diócesis local luego de ser nombrado por el papa Francisco, como Obispo Diocesano de San Martín, sucediendo en el servicio episcopal a Monseñor Guillermo Rodríguez Melgarejo, quien renunció x haber cumplido los 75 años. «Quiero compartirles mi profunda alegría al ser enviado por el Papa Francisco a un nuevo servicio: siendo hasta hoy pastor en la Patagonia Austral poder continuar esta hermosa y desafiante misión en esa porción del Gran Buenos Aires», escribió monseñor D´Annibale en una carta dirigida a los fieles. D´Annibale reemplazó en 2011 al entonces obispo Juan Carlos Romanín, quien tuvo una destacada participación en las movilizaciones de 2007 cuando los estatales reclamaron por salarios en blanco,  y se produjeron hechos de violencia institucional como el atropello de 23 manifestantes por parte del funcionario K, Daniel Varizat, o la represión a los municipales por parte de la policía provincial. Ambos episodios terminaron con víctimas con heridas graves. Esa actuación le valió a Romanín, la enemistad con el kirchnerismo tanto en la provincia como en nación, fogoneada por los curas afines al Frente para la Victoria que promovieron su alejamiento de la diócesis. D´Annibale mantuvo una relación más cercana con los gobiernos de Daniel Peralta y de Alicia Kirchner. Aún no se conoce quién lo sucederá en el cargo toda vez que la decisión la toma el papa Francisco, tal como ocurrió en mayo de 2013 cuando DÁnniballe fue designado obispo diocesano de Río Gallegos. «El cambio de vida fue muy grande, ya que llegaba a la Diócesis más grande del país. Un clima muy diverso al del Gran Buenos Aires, con fríos muy intensos y mucho viento; extensas distancias por recorrer, ciudades más grandes y pueblos más pequeños para visitar, conflictos sociales para acompañar», recordó monseñor en su carta. El texto completo [gview file=»http://www.winfo.com.ar/wp-content/uploads/2018/06/Carta-a-Fieles-San-Martín-2018-por-nombramiento.pdf»]