RÍO GALLEGOS.- Mientras representantes de Santa Cruz en el Congreso votaban con celebración incluida, en contra de los aumentos de tarifas de energía dispuestas por el gobierno nacional para los usuarios porteños, en Santa Cruz el gobierno de Alicia Kirchner sostiene los aumentos de más del 700% en las facturas de luz, agua y cloacas, factura servicios no prestados, y no aplica la tarifa social para consumidores de bajos recursos. Un usuario de CABA abona cinco veces menos que lo que paga un santacruceño.

Máximo contra el tarifazo de Nación

Durante el debate por el aumento de tarifas dispuesto por el gobierno nacional, el diputado por Santa Cruz, Máximo Kirchner, recordó que a muchos sectores de la sociedad «les hicieron creer que pagaban poco. Alguno miraba y decía ´600 por ciento de aumento, 400 por ciento de aumento, no, bueno, pagaba muy poco´. Quiero saber si encuentran alguna argentina o algún argentino que diga que está pagando poco», desafió el líder de La Cámpora. En Santa Cruz la realidad ni siquiera se parece a la que describió el hijo de Cristina y Néstor Kirchner. En primer lugar porque el tarifazo contra el cual votaron los representantes de Santa Cruz en el congreso solo se restringe a los habitantes del centro del país, y luego porque el tarifazo en la provincia gobernada por los Kirchner se viene aplicando desde hace un año. En abril de 2017, los usuarios de Servicios Públicos recibieron en sus domicilios las boletas de SPSE con alzas superiores al 600% por energía, agua y cloaca. Si bien el incremento se frenó durante unos meses por orden judicial, en agosto volvieron a aplicarse con aumentos parciales y regulares mes a mes. Las autoridades de la empresa encabezada por Lucio Tamburo, en un acto de clara desobediencia a la cautelar dictada por el juez Antonio Andrade, decidieron incrementar el valor del Kw de 0,40 centavos a 1 peso y hasta 2,10 pesos según una escala ascendente de consumo.  Los consumos que van de los 300 a los 500 Kw, desde entonces comenzaron a abonar mensualmente un promedio de 1200 pesos. En tanto quienes superan los 700 Kw, a partir del nuevo cuadro tarifario, abonan cifras superiores a los 6 mil pesos. De forma discrecional y descontrolada, Servicios Públicos les cobra a quienes no consumen energía o ni siquiera habitan la vivienda. Hay casos, de clientes con el servicio suspendido por solicitud propia y por cuyo trámite tuvieron que pagar 300 pesos, a quienes también les facturaron sumas cercanas a los 1.000 pesos. Quejas de los usuarios y denuncias por las redes Numerosos usuarios hacen público su malestar por las redes sociales. El usuario de la factura por $1.038,03 no consumió ni un solo Kw de energía porque hace 18 meses que espera la colocación del medidor por parte de SPSE. Tampoco gastó una gota de agua porque la vivienda permaneció deshabitada. “0 Kw de consumo”, con reparto bonificado por Factura electrónica $ 975,90″, publicó un usuario. Una factura con un consumo superior a los 2.000 Kw paga $6.514,19. En este segmento el valor del Kw, es de $2,10. ¿Cuánto paga un usuario de Capital Federal?   El usuario @LuchoBugallo publicó en su cuenta de Twitter: «hace una semana el PJ votó para que mi factura vuelva a valores de noviembre 2017».  Contó que vive en un departamento de 60 mts cuadrados, con 2 aire acondicionados, heladera, microondas, dos televisores, y paga una factura bimestral a EDENOR de $349,04, por un consumo de 306 Kw.

Hotel Las Dunas, propiedad de Máximo Kirchner, iluminado por alumbrado público a las 9 am de este martes

  En Santa Cruz como en las demás provincias patagónicas la escasa luz natural durante el invierno duplica el consumo de energía. No solo para iluminar los hogares y las calles, sino por el uso de artefactos eléctricos para calefaccionarse. ¿Cuál fue el argumento de Lucio Tamburo para justificar el tarifazo? Según el presidente de la empresa, los incrementos del costo de la energía se deben a a varias razones. El aumento que aplicó la distribuidora Cammesa, de un 400 por ciento, el alto costo de los insumos en dólares, y la sspensión del subsidio a la energía para la provincia. Luego las propias autoridades reconocieron que Santa Cruz no había pagado a Cammesa, por lo menos durante los últimos 8 años, por lo que acumulaba una deuda de 1.100 millones de pesos. Sobre la suba del costo de insumos hay que cotejar que es una variable que a la vez que incrementa el valor de los gastos, también mejora los ingresos a la provincia producto de las regalías de petróleo y gas, que se abonan en dólares. Servicios Públicos suspendió la Tarifa Social luego de la orden judicial que suspendió el tarifazo y hasta la fecha aún no la restableció. Por otra parte tampoco restituyó a los usuarios el dinero que abonaron por los nuevos montos surgidos del aumento que luego el juez Andrade ordenó retrotraer, a pesar de que la medida judicial también lo indicaba expresamente.