LAS HERAS.- En una acción judicial plagada de suspicacias, el juez de Instrucción, Eduardo Quelín, ordenó procesar al padre de la niña que el propio magistrado había atropellado en octubre de 2016. Se trata del policía Javier Mansilla, quien fue demorado durante un procedimiento de tránsito por supuesta resistencia a la autoridad. El juez lo mantuvo detenido durante diez días, y además del procesamiento lo embargó por 100 mil pesos. Para la abogada Rosa Rázuri, quien asesora a Mansilla, Quelín debió abstenerse de actuar, «la causa armada», dijo. El mediodía del sábado 1 de octubre de 2016 en Perito Moreno, el juez de Instrucción Eduardo Quelín, a bordo de su vehículo Mercedes Benz atropelló a una menor de 11 años,  hija de un efectivo de la policía provincial. Al momento de protagonizar el accidente el Juez Quelín no contaba con el comprobante del seguro obligatorio que establece la ley de tránsito. La menor fue traslada al Hospital de Perito Moreno con una fractura muy complicada en la en el brazo derecho, para una mejor atención luego fue trasladada al Hospital de las Heras, donde le detectan una fractura de pelvis con posible astillamiento y fractura en la quinta vértebra, lo que motivó su derivación al Hospital de Caleta Olivia, donde finalmente fue tratada. Sin embargo, “por orden de la Jueza subrogante Paola Hormaechea del Juzgado de Instrucción Nro. 1. con asiento en Las Heras, dispuso que el Juez Quelin obtenga  la inmediata restitución del rodado Mercedes Benz, sedan 4 puertas, modelo 2014, color gris”, debido a que “antes de retirarse de la comisaría el doctor consiguió que le acerquen el seguro en cuestión”, según publicó el sitio Truncado Noticias.

Crédito: La Vanguardia del Sur

La detención de Mansilla Veinte meses después de aquel episodio,  Javier Mansilla fue detenido durante un control de tránsito de la policía, por supuestamente haberse resistido a la autoridad e incluso se lo acusó de haber agredido a los efectivos. La dra Rázuri cuestionó la detención de Javier Mansilla, «hubo abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público”, indicó. La abogada había pedido la liberación días atrás pero le fue denegada, “Me enteré de su liberación porque llamó la esposa de Mansilla”, sostuvo la letrada, y adelantó que apelarían la resolución del juez Quelín: “Realmente fue una causa armada, y mañana iremos con Mansilla a hacer la denuncia a los involucrados en esta falsedad”, manifestó. La letrada sostuvo que la declaración Damián Schmechel, uno de los policías que estuvo en el operativo “al final dice que él nunca vio que Mansilla le haya pegado a los policías, pero declara así por pedido de Díaz”. Díaz es el oficial de Servicio que se presentó en el control. También en la declaración Schmechel sostuvo que no vio que Mansilla haya agredido a Saldaña y Arias, los agentes que lo redujeron. En tanto, la letrada aseguró que cuenta con mensajes privados por la red social Facebook enviados por celular en donde Schmechel le pide disculpas a Mansilla ya que el “no dio la orden de que lo reduzcan” y luego detengan. “Ante estas nuevas pruebas que estamos recolectando, como el caso el mensaje privado que Schmechel le hace al celular de Mansilla donde expresamente le pide disculpas por todo lo sucedido, dice que sabe que Mansilla no tiene nada que ver y que los otros dos ´se la mandaron´, en referencia a dos policías que actuaron violentamente que fueron Saldaño y Arias», detalló Rázuri. Agregó que presentarán un pedido al juzgado «para que la Fiscalía presente una denuncia penal en contra de los involucrados, el Comisario Díaz, Schmechel, Saldaño y Arias, por posible delito de incumplimiento de los deberes de funcionario y abuso de autoridad”, explicó la dra Rosa Rázuri. El sindicato judicial pidió al Tribunal Superior que intervenga  A través de una nota remitida la semana pasada al Tribunal Superior de Justicia, la Asociación Gremial de los Judiciales, denunció “conflicto de intereses” en la actuación del juez Quelín y reclamó la libertad de Mansilla por considerar que “el delito imputado es excarcelable”, y por entonces pedían su inmediata liberación. En la nota detallan que el juez Eduardo Quelín «lejos de excusarse de intervenir por el claro conflicto de intereses y violando toda la normativa vigente, mantiene privado de su libertad a Javier Mansilla aún cuando el delito imputado es excarcelable», argumentan. Califican de «gravísima» la circunstancia, «teniendo en cuenta que la libertad ambulatoria es un derecho primario y fundamental, que en el caso de restringirse debe ajustarse a los casos específicos que establece la ley, no a discreción y por motivos o intereses personales del Juez, que dictamina y resuelve según la amistad o enemistad con el acusado», cuestionan. Recuerdan que «No es la primera vez que este magistrado ha dado muestras de incumplir con los deberes de funcionario público, incluso la Dra. Salazar ha debido intervenir en ocasión de las represalias abusadoras del mismo contra compañeros judiciales hace varios años, por lo que consideramos, es deber indelegable de ese Alto Cuerpo tomar las medidas que consideren pertinentes aplicar ante este nuevo hecho», solicitan al TSJ.