RÍO GALLEGOS.- El gobierno nacional garantizó a los gobernadores de las 13 provincias que aún no transfirieron las cajas de jubilaciones a nación, que continuará girando fondos para cubrir los déficit en sus cuentas previsionales. Santa Cruz es una de las provincias más comprometidas a raíz del desfinanciamiento provocado por la evasión de aportes tanto del estado provincial como los municipios. El año pasado Nación envió $500 millones. La medida se enmarca en los acuerdos de consenso fiscal firmado entre las provincias y el gobierno nacional, el que incluye la armonización de todos los regímenes previsionales provinciales a la nación, dentro de un plazo que ahora se estableció en 2019. Según publicó hoy en La Nación, la periodista Gabriela Origlia,  el gobierno central continuará girando fondos previsionales a las 13 cajas de jubilaciones provinciales no transferidas,  «fueron parte del menú de recortes que la Casa Rosada presentó a los ministros y gobernadores de diferentes jurisdicciones», detalla la publicación. Al 30 de junio pasado, la Anses envió $6000 millones para cubrir los déficits previsionales y en todo este año serían unos $17.000 millones. La Nación asumió por ley el compromiso de financiar ese rojo, por lo que cualquier cambio debería pasar por el Congreso y, de seguro, afrontar la resistencia de los representantes del interior. Las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Chaco, Chubut, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, La Pampa, Misiones, Neuquén, Santa Cruz, Santa Fe y Tierra del Fuego son las que conservan sus sistemas previsionales. Hasta tanto la Anses termine de analizar la documentación enviada por todas las cajas no transferidas -el plazo venció el 30 de junio, pero no todas cumplieron con la entrega-, el dinero que se envía a las provincias constituye un «adelanto», a cuenta del monto que finalmente se defina y que se firmará en acuerdos individuales por provincias. En 2019 hará falta, como base, el 30% más de dinero que este año.
«En la práctica el gobierno ya está armonizando, manteniendo sueldos congelados, y excluyendo a los jubilados de los acuerdos de sumas en negro, pactados con gremios afines «.
Santa Cruz, entre las más complicadas Con cerca de 76 mil empleados públicos entre activos y pasivos, y 85 mil sueldos,  Santa Cruz es una de las provincias con mayor empleo público de la Argentina, y que acumula el mayor rojo en sus cuentas previsionales. Pero siempre fue asistida por nación para sostener el pago de las jubilaciones y pensiones. A partir de los pactos federales firmados entre Néstor Kirchner y el presidente Carlos Ménem, la provincia recibió fondos nacionales para cubrir su creciente desequilibrio en la Caja de Previsión. Si bien estos acuerdos sellados a mediados de los noventa incluían el compromiso de armonizar las pautas de las jubilaciones provinciales con las del ANSES, Santa Cruz nunca cumplió con el acuerdo a pesar de percibir puntualmente la asistencia para déficit de parte de nación. Fue en 2012 cuando la entonces presidenta Cristina Fernández, dejó de enviar los aportes para el déficit previsional, por diferencias con el gobernador, Daniel Peralta. A partir de entonces los fondos seguían llegando a Santa Cruz, pero sin un encuadre legal. Con la asunción del presidente Macri, las remesas volvieron a tomar forma dentro del encuadre previsional. En 2017 la provincia administrada por Alicia Kirchner recibió 500 millones de pesos. Fuente: diario La Nación