EL CALAFATE.- La decisión del gobierno nacional de dejar en manos de la provincia la administración del hospital SAMIC, generó incertidumbre entre el personal que se pregunta en qué condiciones laborales y salariales serán encuadrados en caso de que el estado provincial se haga cargo del hospital. El punto clave es si nación transferirá además los fondos para el financiamiento del presupuesto que en un 84% se destina a sueldos. El presupuesto para 2018 para los dos centros de salud que se transferirán a la provincia, el SAMIC y el CAP Fernando Peliche, es de $ 669 millones, de los cuales el 65% depende de fondos nacionales. En ambos, se emplean 480 personas entre médicos y administrativos. Cuando el 20 de septiembre finalice la intervención que actualmente encabeza el licenciado Gastón Ortíz Maldonado, y el hospital pase a depender del estado provincial, el gobierno buscará garantizarse el financiamiento por parte de nación, y luego definir las condiciones en las que se encuadrará al personal. Los sueldos del SAMIC, muy por encima de los que paga la provincia ¿Qué ocurrirá con los salarios que hoy perciben los trabajadores del SAMIC? ¿Respetará la provincia los regímenes salariales vigentes regidos por pautas nacionales? ¿Nivelará para abajo para equipararlos con los demás profesionales de la salud que dependen de la provincia cuyos salarios están congelados desde 2016? Los interrogantes están a la orden del día dentro del hospital de El Calafate, donde el sueldo de un médico full time y con bloqueo de título, oscila entre los 90 y los 100 mil pesos. Montos similares cobran los médicos del Peliche. Los mismos profesionales con las mismas funciones y obligaciones en la órbita provincial perciben sueldos inferiores, por ejemplo un médico full time con bloqueo de título, cobra alrededor de 42 mil pesos, en tanto un part time percibe 28 mil pesos. En ambos casos se les agrega una suma en negro de 15.000, por la realización de guardias.  Aunque este monto puede variar según los acuerdos que se alcancen en los diferentes sectores, tanto en otras especialidades médicas como en el caso de los enfermeros. El interventor garantizó las actuales condiciones pero solo hasta que finalice su gestión, “nosotros garantizamos la fuente de trabajo, la partida presupuestaria, hasta que venza la Intervención, pero una vez que sea traspasado, ya no se qué pasará”, declaró el funcionario a LU 12. Por su parte el fiscal de Estado, Fernando Tanarro, manifestó que aún no habían sido notificados de ninguna resolución por parte de Nación: «Lo lógico es que el Ministerio de Salud de la Nación nos notifique formalmente su decisión de retirarse del ente y a partir de ahí, veremos un proceso de disolución y cómo continuar” declaró al sitio Ahora Calafate, y agregó que «lo único claro en esta situación es la decisión del gobierno provincial de sostener el tema sanitario en El Calafate».