RÍO GALLEGOS.- La justicia provincial imputó a tres dirigentes gremiales que en abril del año pasado participaron de una protesta frente a la residencia de la gobernadora, donde además de la mandataria se encontraba la senadora Cristina Fernández. Al día siguiente la ex presidenta grabó un video mostrando los daños supuestamente causados por los manifestantes y acusó al senador Eduardo Costa: «organizado y planificado por hombres de Cambiemos en la provincia» y tuvo «el visto bueno del gobierno nacional», denunció. Los dirigentes imputados son, Hugo Jerez de Aprosa, Diego Barrionuevo de ADOSAC, y Juan Manuel Valentín, también referente del gremio docente. Hasta el momento solo este último recibió una notificación para que designe abogado defensor, pero ninguno de ellos conoce el expediente que tramita la causa, a cargo de la jueza Rosana Suárez. Aquella noche del viernes 21 de abril de 2017 Cristina Fernández junto a su nieta de 18 meses, se encontraba cenando con la gobernadora cuando una manifestación de estatales que reclamaban por el pago de sus salarios se congregó frente a la residencia oficial por calle Alcorta. Un extenso cordón policial rodeaban la casa, y al menos cuatro custodios de la ex presidenta permanecían en el interior, sin embargo la situación se desbordó cuando los efectivos reprimieron a los manifestantes que según la versión oficial «habían atravesado el portón de ingreso a la residencia».  Hubo al menos cuatro estatales heridos. A raíz de los hechos, el gobierno de Santa Cruz radicó una denuncia penal por “daños, atentado contra el orden constitucional y democrático, sedición y violación de domicilio” contra los manifestantes. La prueba aportada fue el video que grabó Cristina al día siguiente de los incidentes. La denuncia fue presentada por la fiscal de Estado adjunta de la provincia, Andrea Askenazi Vera, quien sugirió además que habría existido vinculación entre los incidentes y la presencia de medios de prensa nacionales que cubrían la protesta. Cristina y Alicia denunciaron una acción destituyente La ex mandataria aseguró que los incidentes registrados esta madrugada significaron «el lanzamiento de la campaña al mejor estilo de Durán Barba», cuya consigna es «cortar la cabeza de Alicia Kirchner y colgarla como un trofeo, como una suerte de mensaje para todos los gobernadores que no pertenecen a Cambiemos». «Fue un ataque planificado y organizado por hombres de Cambiemos en la provincia que no han podido ser gobernadores en dos oportunidades, porque perdieron las elecciones dos veces, y también con montaje en escena mediático», aseguró la ex presidenta.
La gobernadora Alicia Kirchner consideró que “Fue un ataque organizado y planificado, tanto con el sector mediático como instigado por (Eduardo) Costa.“Me llama la atención” la protesta, dijo esta mañana Kirchner en diálogo con Radio Diez y volvió a cargar culpas hacia la prensa al señalar que existe “permanentemente a nivel mediático la visita de distintos medios pero no para ayudar a los santacruceños, otros están instigando” e insistió que “hay un mundo mediático digitando información”. Pese a que ya se contabilizan cuatro heridos, la gobernadora de Santa Cruz, aseguró esta mañana que jamás va “a defender la represión” pero advirtió que en la protesta de anoche “lo que han hecho fue un ataque porque querían entrar a la vivienda”. “Querer entrar a tu casa me parece una barbaridad”, dijo Kirchner y aseguró “quieren mi cabeza para la campaña electoral nacional” e insistió en que “hay una intencionalidad de decir todo lo que ha sido el proyecto nacional que primero condujo Néstor (Kirchner) y después Cristina (Fernández) ha sido malo” y acotó que se trata de “la intencionalidad de poner el foco en esa realidad”.